Tortilla de calabacín y shiitake.

Una de las cosas que peor llevo en mi nueva vida como #dietawoman es no poder comer una buena tortilla española. Recordaréis mi oda a la tortilla de hace ya unos cuantos post, ¿verdad? Y es que es mi plato favorito, mi talón de Aquiles dietético, la kriptonita que me quita toda la fuerza de voluntad si la detecto con mi olfato. Así que he tenido que buscar alternativas válidas para poder incluir la tortilla en mi menú diario sin que eso signifique subir en kilos y recibir una reprimenda de mi nutricionista. Algo que, sin ser la genuina y única tortilla española, se le parezca y funcione como placebo para saciar mi estómago.

La tortilla que os presento hoy cumple con todos esos requisitos, y además está buenísima. Comprobaréis que con relativa facilidad he creado un sustituto saludable que además resulta apetitoso. Recordando mi viaje a Murcia y su famoso zarangollo, he pensado que el mejor sustituto en el mundo vegetal para la patata es el calabacín. Su textura es bastante similar a la patata, lo que nos permite cortarlo y cocinarlo como ésta, con la ventaja de que apenas necesitas aceite para que se poche. Y para darle algo de gracia y sabor, las setas shiitake, de gusto intenso y tacto carnoso, resultan un buen compañero. Aquí os dejo mi tortilla de calabacín y shiitake.

Tortilla calabacín 1

INGREDIENTES:

  • 1 calabacín grande
  • 6 setas shiitake
  • Media cebolla roja
  • 4 huevos tamaño L
  • 3 lonchas de jamón ibérico en taquitos
  • Pimienta 5 bayas
  • Sal
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

1. Pelamos el calabacín y lo cortamos en tajadas, de la misma forma que cortaríamos la patata para una tortilla.

2. Limpiamos las setas y las cortamos en láminas.

3. Picamos la cebolla en juliana pequeña.

4. Disponemos dos sartenes al fuego con un chorrillo mínino de aceite cada una. En una pondremos a saltear las setas shiitake y en la otra pocharemos primero la cebolla roja y, cuando ésta esté blanda, añadimos el calabacín. Dejamos ambas sartenes haciéndose a fuego medio, removiendo de vez en cuando para evitar que se nos quemen por alguna parte. OJO!! La razón por la que decido cocinar las setas separadas del calabacín es porque el tiempo de pochado que necesitan las setas es mucho más corto que el calabacín. Además, las setas al cocinarlas suelen soltar agua y si las cocinara con un calabacín ya pochado, podríamos correr el riesgo de aguar nuestra mezcla. Así que os recomiendo hacerlo así porque conseguiréis los puntos perfectos de cada verdura.

5. Retiramos las setas unas vez que vemos que están pochadas (suelen tardar unos 5-7 minutos). Cuando comprobemos que el calabacín esta pochado y blandito (aproximadamente unos 10 minutos) le añadimos los taquitos de jamón y le damos unas vueltas para que se tueste. Dejaremos al fuego la sartén que hemos utilizado para hacer el calabacín, pues nos servirá para cocinar la tortilla.

6. Batimos bien los huevos en un bol hasta que cojan espumilla y, acto seguido, añadimos el calabacín y las setas. Removemos todo y echamos la mezcla en la sartén que tenemos al fuego, comprobando que esté bien caliente (esto es importante para que la tortilla no se nos pegue).

7. Dejamos que el huevo se cuaje y le damos la vuelta ayudados de un plato, y volvemos a dejar que se cuaje por la otra cara. En esta primera vuelta os recomiendo que el fuego esté alto y que déis la vuelta rápido. En las siguientes vueltas, bajaremos el fuego para conseguir que se nos haga por dentro sin quemarse por fuera.

8. Retiramos del fuego, emplatamos y servimos nuestros trozos de tortilla… ¡y a comer!

 

Os aseguro que este pequeño antídoto para superar mi debilidad por la tortilla funciona bastante bien. No estaría de más proponer la tortilla de calabacín como opción saludable en algunos bares de tapas…

Tortilla calabacín 2

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

6 thoughts on “Tortilla de calabacín y shiitake.

  1. Vengaaaaa ahí va mi consejillo, y funciona ehhh, si quieres una tortilla de patatas, en vez de freir la patata la cueces en agua. O la cueces entera y luego la partes o la partes y la cueces, a tu gusto. La escurres bien de agua y al huevo!!!! Ya me contarás si te animas, te prometo que sabe a gloria bendita.

  2. Con calabacín me encanta… pero con las setas no puedo. Si la haces con patatas en el micro, más sana, no te vale para la dieta… cuánta fuerza de voluntad hay que tener!!! Besiños.

  3. Gracias a todas chicas!! La verdad es que los trucos que dais con las patatas son estupendos, pero en mi vida de #dietawoman los carbohidratos los tengo prohibidos, de ahí que no la pueda hacer con patatas, que me encanta!! Aunque de vez en cuando un pequeño pecado nos permitimos no creáis… Bikos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *