Tarta de zanahoria y coco.

Últimamente estoy que no paro. Estas vacaciones, en las que justamente hemos escapado de nuestro queridísimo Vigo menos que otros años, han sido las más movidas de los últimos veranos. Que si viajes, visitas a restaurantes, inauguraciones de bares de amigos, cumpleaños, festivales, conciertos, procesiones, Marisquiño, romerías… Vamos, que tengo más vida social que la Lomana, amigos. Tengo al partener que no para de decir: “a ver si empezamos a trabajar para descansar…”, y es que es verdad que en vacaciones uno acaba con más agotamiento que con la rutina general. Eso, y el crecimiento espontáneo que tiene mi preciosa ciudad, que está con un auge que ni en la movida de los 80, que ya es decir.

Ya os comentaba en el post anterior que uno de esos eventos (el cumpleaños de mi sobri y mi hermana) me sirvió de excusa perfecta para preparar la tarta que he presentado al concurso del blog “La cocina sin complicaciones”. Pero que sepáis que mi tarta candidata tuvo que pasar antes por otro proceso de selección previo. Y es que tenía otra competidora preparada ese mismo día, en este caso para mi hermana, y gracias a mi familia, que actuó de jurado, se tomó la decisión final. Puedo decir que la cosa estuvo muy reñida, porque la tarta que os voy a presentar hoy resulta igualmente deliciosa, más adecuada para los menos aficionados a los atracones de azúcar: la tarta de zanahoria y coco.

Y me sirve también para cumplir una petición que una de mis más fervientes seguidoras (de las primeritas en darme sus ánimos y apoyo con todo esto, eh!!) me hizo hace mucho tiempo y que todavía no había tenido la oportunidad de cumplir: un postre fácil que llevase coco. Creo que la tarta de zanahoria y coco es de las más sencillas que he hecho, de esas con las que cualquiera con pocas dotes culinarias puede sorprender  gratamente a cualquier invitado.

 

Tarta zanahoria y coco 2

INGREDIENTES:

– 500 gr de zanahorias (debéis pesarlas ya peladas y preparadas)
– 250 ml de nata 35% M.G.
– 125 gr de coco rallado (reservaremos un poco siempre para decorar)
– 2 paquetes de galletas tipo chiquilín, que también podéis cambiar por 1 paquete de bizcochos de soletilla. En este caso yo he utilizado galletas, pero si tenéis en casa a mano la otra posibilidad, ya sabéis, hay que economizar.
– 7 c.s. de azúcar
– El zumo de 2 o 3 naranjas

PREPARACIÓN:

1. Pelamos y lavamos las zanahorias. Ponemos a fuego una cacerola con agua y cuando rompa a hervir, añadiremos las zanahorias cortadas en rodajas. Dejaremos que se cuezan bien, ya que deben de quedar blanditas. Con unos 25 minutos a fuego hirviendo sería suficiente.

2. Pasado ese tiempo, escurrimos el agua de las zanahorias, las metemos en un vaso de batidora y las trituramos bien, hasta quedar una pasta.

3. Introducimos la pasta en una cacerola, que pondremos a fuego medio y a la que iremos añadiendo poco a poco las cucharadas de azúcar, la nata y el coco rallado (OJO!! aquí añadir unos 100 gr, dejaremos el resto para decorar el postre). Todo ello sin dejar de remover. Cuando todo esté emulsionado, retiramos del fuego.

4. Comenzamos con el montaje del pastel. Para ello, humedeceremos un poco las galletas en el zumo de naranja y las iremos colocando unas al lado de otras en el molde que hayamos elegido (preferiblemente cuadrado). Una vez hemos llenado la base, añadimos sobre ésta un otro piso de la crema de zanahoria y coco. Iremos alternando pisos de galletas y de crema de zanahoria hasta que consideremos suficiente (en mi caso hice tres). Eso sí, debemos terminar siempre en un piso de crema de zanahoria.

6. Finalizado el montaje, introduciremos nuestro molde en el frigorífico unas dos horas, para que se nos cuaje bien el pastel. Cuando lo saquemos podemos decorarlo con los motivos que queramos, utilizando el coco rallado que habíamos reservado.

 

Ya veis que mi decoración tuvo como tema central los 40 añazos de mi hermana. Muy bien llevados por cierto, porque ya no es la primera vez que nos preguntan si somos gemelas. Y teniendo en cuenta que la diferencia de edad es de ocho años, eso quiere decir que se conserva estupenda…. Bueno, prefiero pensar eso y no que mis técnicas de conservación sean nefastas…

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

4 thoughts on “Tarta de zanahoria y coco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *