La tarta de naranja perfecta

De todas las comidas del día, creo que la merienda es de las que está más infravalorada. Seguramente se deba a que nuestros horarios de trabajo tan demenciales nos impiden dedicar un huequito a sentarnos, preparar un té caliente y disfrutar de un pedazo de tarta o una galleta, de esas con el poder de quitar todos los males del cuerpo y del alma. La merendola sienta bien en invierno, refugiados en casa con una manta de pelo mientras vemos caer la lluvia a través de la ventana. Y también en verano, acompañados del sol, buenas amigas y una mesa con todo tipo de manjares…

De esto de las merendolas sabe mucho una buena amiga. Defensora a ultranza de vivir la vida saboreándola, Miss Slower es especialista en preparar merendolas con todo tipo de detalles, en un pequeño rincón que es un paraíso. Y esta que os escribe, baila la sardana cada vez que su amiga la llama para una charla con merienda. Entre los cientos de cosas con las que Miss Slower suele llenar sus mesas de té, no puede faltar nunca su tarta Fina de naranja, que así se llama por ser una receta heredada de su abuela Fina. Yo me he vuelto muy, muy fan de esta tarta y como Miss Slower es tan generosa, no le importa compartir una receta de generaciones. De hecho, podéis consultarla en su blog.

Yo ya me he puesto manos a la obra en más de una ocasión, y la tarta de naranja también es un fijo de mis merendolas, con permiso de Doña Fina. Jugosa, esponjosa y con ese sabor cítrico que le va perfecto al té. ¿Y sabéis lo mejor? Qué es perfecta para poder cortar un pedacito, meterlo en un tupper y llevarlo en la bolsa de la merienda al trabajo. Que si hacemos un break de mañana, ¿porque no hacerlo de tarde, y con sabor?

tarta de naranja

INGREDIENTES: 

  • 3 huevos tamaño L (sobre 180 gr)
  • 180 gr de harina
  • 180 gr de mantequilla
  • 180 gr de azúcar
  • 1 c.c. de levadura Royal
  • Ralladura de 2 naranjas
  • El zumo de 1 naranja
  • 1 clara de huevo tamaño M
  • 125 gr de azúcar glass
  • 2 gotas de aroma de naranja o azahar

PREPARACIÓN:

OJO!! La cantidad de harina, mantequilla y azúcar varía en función del peso de los huevos. En mi caso, los stres que utilicé pesaban 180gr, de ahí que os indique esos pesos en la receta. Pero debéis pesar previamente los huevos (con cáscara) y utilizar ese mismo peso en harina, mantequilla y azúcar. 

1. Precalentamos el horno a 180ºC y enmantequillamos un molde redondo de 23 cm. de diámetro.

2. Ponemos la mantequilla y el azúcar en un bol y las batimos con la batidora de varillas hasta que estén completamente integradas.

3. Batimos los huevos y los añadimos a la mezcla anterior.

4. Tamizamos la harina y le añadimos la levadura. Echamos la mitad de la harina en la mezcla de huevos y mantequilla azucarada. Mezclamos bien. El truco de esta tarta está en mezclar mucho, con paciencia, para que los ingredientes de fusionen por completo.

5. Añadimos a la mezcla la ralladura  y el zumo de naranja y seguimos batiendo. Añadimos el resto de la harina y batimos hasta que quede todo completamente mezclado.

6. Horneamos la tarta a 180ºC durante 40 minutos. Pasado ese tiempo la sacamos del horno y la dejamos enfriar antes de desmoldar.

7. Mientras se enfría preparamos la glasa para la cobertura, mezclando con la batidora de varillas la clara de huevo y el azúcar glass. Sabremos que está lista cuando la glasa haga picos.

8. Ponemos la tarta en un plato y ayudados por una espátula, repartimos la glasa por la parte superior. Decoramos con toppings al gusto.

Hay cientos de razones por las que evitar que la merienda sea una comida en peligro de extinción. Para mi una tarta como esta, mi pan de limón o el blondie de calabaza son razones más que suficientes. ¿Y las tuyas?

tarta de naranja

Bon appetit!!

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

3 thoughts on “La tarta de naranja perfecta

  1. Sabes que también la tengo en pendientes 😉
    Yo me apunto a merendar si la prepara Teresa o tú… con los ojos cerrados vamos.

    Te ha quedado de coña maja.
    Besazo!!!

  2. Me parece muy generoso el gesto de tu amiga de compartir la tarta de Fina, o la tarta fina, como prefieras 🙂

    Los bizcochos de naranja son perfectos para cualquier momento, aunque yo los dulces y los hidratos de carbono los tengo reservados a la mañana, por la tarde meriendo lácteos o fruta, pero siempre hago mi merienda.

    Normalmente corriendo de un lado a otro, nunca sentada con un té en la mano, pero bueno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *