Tarta de mascarpone y frutos rojos

Ya sabéis hace unos post que estoy a dieta desde antes de Navidades. El régimen que me ha mandado la dietista consiste en alimentarse a base de proteínas, verduras y fruta, pero bajo ningún concepto probar nada que tenga que ver con los lácteos ni los carbohidratos. Llevo un mes y una semana y el balance no puede ser más positivo: 5 kilos descendidos en el cómputo global. Sólo me quedan 3 y… ¡objetivo conseguido! Está claro que lo más duro viene después, saber mantenerse, porque de nada vale estar a dieta si al terminarla uno se pone morado a todo lo que no pudo comer en ese tiempo…

Estos días me han salido en Twitter unos compañeros de fatigas con los que esto de ser #dietawoman (el hastag con el que denomino mi periplo por el mundo de las pocas calorías) se hace mucho más llevadero. Basta con que consultéis el hastag #yeswecan en Twitter y ahí nos encontraréis, a todos hablando de nuestros progresos, compartiendo recetas, animándonos los unos a los otros para no decaer… ¿Quién lo va a llevar mal con compañeros como estos?. Os animo a que, si tenéis cuenta en Twitter y estáis a dieta, os juntéis a nuestro grupo de apoyo, porque a falta de pan, las penas con amigos son menos.

Pero como no todo va a ser sacrificio, los #yeswecan hemos decidido que, cuando se consiguen resultados positivos durante la semana, permitimos que los miembros del grupo hagan un pequeño paréntesis en su dieta para degustar un #pecadovenial (otro de nuestros hastag favoritos). Algo prohibido en la dieta pero que nos quita el mono para soportar la siguiente semana de restricciones. Por el momento, no he tenido que recurrir a eso del #pecadovenial, pero ya sabéis que de vez en cuando me gusta hacerlo de forma virtual. Poder enseñaros las últimas creaciones dulces, que verlas me encanta y no me engordan!!.

La tarta de hoy es de esas fresquitas que casi las comes sin ganas, y una de mis combinaciones favoritas: queso y frutos rojos. La preparé para la Nochebuena y tuvo mucho éxito entre los comensales. Y como la dietista ese día me permitió un pequeño #pecadovenial, pude probar una cucharada y dar fe de que esta tarta de mascarpone y frutos rojos estaba tan buena como los halagos que recibió. Y ahora que empiezan a verse fresones por todas partes, ¿qué os parece utilizarlos en algo como este dulce?.

Tarta mascarpone 3

INGREDIENTES:

Para la tarta:

– 75gr de mantequilla
– 40 gr de azúcar vainillado
– 125 gr de galletas tipo Chiquilín
– 390 gr de queso crema
– 195 gr de queso mascarpone
– 220 gr de azúcar
– 3 huevos tamaño L
– 10 gr de extracto de vainilla

Para la compota de frutos rojos:

– 230 gr de frutos rojos (fresas, frambuesas, cerezas y arándanos)
– 20 gr de azúcar
– 1 c.c. de miel
– 1 c.s. de vinagre balsámico
– 40 gr de mermelada de fresas sin pepitas diluída en una cucharada de agua
– 1 c.s. de agua

 

PREPARACIÓN:

NOTA: Comentaros antes de empezar que, como la tarta requiere de refrigeración, haremos los pasos de la tarta al menos un día antes de su degustación, y los pasos de la compota se pueden hacer en el mismo día. De hecho, lo ideal es verter la compota sobre la tarta un poco antes de su degustación).

1. Precalentar el horno a 150ºC. Colocamos una rejilla a media altura, y justo debajo, otra rejilla con una fuente honda encima.

2. Trituramos las galletas en el vaso picador y las pasamos a un bol. Añadimos el azúcar vainillado y removemos para que se esparza por todas las galletas. Derretimos la mantequilla introduciéndola unos 30 segundos en el microondas y la vertemos sobre las galletas y mezclamos con un tenedor, hasta obtener una masa arenosa.Extendemos esta masa sobre un molde circular de unos 20 cm de diámetro (a ser posible de los desmoldables) y la vamos estirando y compactando para formar una base. Cuando esté lisa e uniforme, la introduciremos en la nevera unos 10 minutos para que se endurezca.

3. Añadimos en un bol el queso crema y el azúcar y los mezclamos con la batidora hasta conseguir que el queso se ablande. Añadimos el mascarpone al bol y volvemos a mezclar con la batidora hasta conseguir la completa emulsión. Añadimos los huevos de uno en uno mientras seguimos batiendo (OJO!! no añadir el segundo hasta que no se mezcle de todo el primero). Finalmente añadimos el extracto de vainilla y batimos nuevamente hasta la completa mezcla de todos los ingredientes.

4. Hervimos agua en un cazo. Mientras, retiramos nuestro molde de la nevera y vertemos en él la preparación. Cuando el agua está hirviendo, la retiramos del fuego, abrimos el horno, vertemos el agua en la fuente honda, y colocamos el molde de la tarta en la rejilla superior. Dejamos que se hornee a 150ºC durante 1h 15 minutos. OJO!! Es muy importante no abrir el horno durante este tiempo para evitar que nos quede una tarta plana.

5. Pasado el tiempo, retiramos la tarta del horno  y dejamos que se enfríe. Luego a tapamos con un papel film y la metemos en la nevera, al menos durante 3 horas, para que endurezca completamente. Lo ideal es que esté 12 horas.

6. Al día siguiente prepararemos la compota de frutos rojos. Para ello primero lavamos todos nuestros frutos y troceamos los de mayor tamaño. Deben quedarnos trozos de tamaño medio, que se diferencien los unos de los otros, pero no demasiado grandes, porque sino haría difícil su degustación. Reservamos.

7. Ponemos en un cazo la mermelada de fresa a fuego lento y le añadimos la cucharada de agua. Removemos de forma constante hasta que conseguimos que la mermelada pase a estado líquido, como un almíbar. Subimos a fuego medio y  mezclamos entonces con este jugo el azúcar, la miel y el vinagre, removiendo para mezclarlo todo sin dejar de batir y consiguiendo que el azúcar se disuelva.

8. Llevamos a ebullición hasta que espese . Añadimos entonces los frutos rojos y dejamos que se cocinen durante 5 minutos con el almíbar, removiendo de vez en cuando. Pasado ese tiempo, retiramos nuestra compota del fuego y dejamos que se enfríe. Veréis que cuando se enfría endurece un poco más.

9. Retiramos la tarta de la nevera, la desmoldamos y vertemos sobre ella la compota de frutos rojos. Y que no os importe que desborde un poco, porque como veis en la foto, eso le da un aspecto aún más apetitoso.

Espero que pase pronto mi fase de #dietawoman porque necesito un #pecadovenial como este. Aunque tengo que mentalizarme que a partir de ahora, los momentos dulces tendrán que ser escasos si no quiero que este esfuerzo se vaya al traste en poco tiempo…

Tarta mascarpone 1

Bon appetit!!




Si este post te ha gustado, quizá te interese...

3 thoughts on “Tarta de mascarpone y frutos rojos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *