Tarta de lima fácil y fresquita

Llevaba esperando este verano como agua de mayo… vamos, que es una frase casi literal, porque madre mía la de agua que ha caído esta primavera en mi terriña. Y luego aún por encima aparece un supuesto “gurú” meteorológico francés que nos dice que este año el sol se ha pedido una excedencia y que no lo veremos hasta próximo aviso. Con lo que una necesita la vitamina D de los rayos del sol, la cerveza y las terrazas de verano, y va este hombre y me dice eso…

Menos mal que de un tiempo a esta parte estoy comprobando que todos esos supuestos gurús y expertos en cien mil cosas son lo más parecido al humo del tabaco: a la primera calada desaparecen. Y si no, que se lo digan al sol que está brillando en mi ventana en estos momentos, que me dice que ha venido para quedarse. Así que sí, celebremos de una vez por todas algo bueno: ¡El verano ya está aquí!

Y para que a todos nos de tiempo a preparar una merendola en condiciones, con un buen té helado, unos mini-emparedados y algo de dulce, la receta dulce la pongo yo hoy. Toca preparar algo muy muy fácil, que además sea fresquito y que cocinemos en un santiamén: una tarta de lima veraniega. ¡Oído cocina!

tarta de lima fácil

INGREDIENTES: 

  • 125 gr de mantequilla
  • 225 gr de galletas Digestive
  • 5 limas
  • 3 yemas de huevo L
  • 400 gr de leche condensada

PREPARACIÓN: 

1. Precalentamos el horno a 180ºC y forramos con papel de hornear un molde para tartas de 23 cm de diámetro.

2. Troceamos la mantequilla y la derretimos en el microondas, a máxima potencia, durante 20 segundo. Si al sacarla todavía veis que queda algún trozo sin derretir, removed la mantequilla con una cuchara y veréis que con el calor residual acabará derritiéndose. Procurad no pasaros con el tiempo en el microondas para no quemar la mantequilla.

3. Trituramos las galletas en nuestro robot de cocina, hasta que se conviertan en polvo. Agregamos la mantequilla derretida y mezclamos bien, hasta conseguir una pasta. Pasamos la mezcla al molde y vamos presionando hacia la base y los laterales, hasta cubrir el molde de manera uniforme. Llevamos esta base al horno durante 5 minutos. Pasado ese tiempo, lo retiramos, dejamos que se temple, y lo metemos en la nevera mientras preparamos el resto de los ingredientes, para que endurezca.

4. Rallamos tres de las limas y cortamos en tiras muy finas la piel de la cuarta. Reservamos las tiras para decorar. Ponemos las ralladura en un bol y añadimos la yema del huevo. Batimos con varillas hasta que el huevo espese. Añadimos entonces la leche condensada y batimos durante 5 minutos de forma constante. Por último, añadimos el zumo de lima y volvemos a batir hasta que se unifique con toda la masa.

5. Retiramos el molde con la base que teníamos en la nevera (dejar al menos 15-20 minutos antes de retirarlo) y vertemos la crema de lima en su interior. Horneamos durante 15-20 minutos. Sabremos que la tarta está lista porque estará firme pero algo temblorosa en el centro. Ojo con pasarse de tiempo, porque estropearíamos la textura cremosa de esta tarta. Procurad comprobar a los 12 minutos aprox. cómo está la textura.

6. Antes de desmoldar, la dejaremos enfriar por completo, para que la base se endurezca. Decoramos colocando en el centro las tiras finas de lima, o bien con unas rodajas finitas de este fruto.

 

Ya veis que en apenas 30 minutos hemos preparado una tarta de lima de lo más aparente. Así que dejad de lado las excusas de los calores y poneos manos a la obra para recibir al verano como se merece. No vaya a ser que el sol se nos ofenda y al final ese supuesto gurú-agorero, acabe acertando con sus predicciones…

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *