Postre para Halloween-Samain: Tarta de calabaza y chocolate

Estos días me he estado comiendo el coco pensando qué podía hacer para Halloween (fiesta más conocida en mi terriña como Samain). No es que sea precisamente una seguidora de estas fiestas, pero sí me parecía una buena oportunidad para preparar algo rico con calabaza. Le di vueltas sobre si cocinar la típica pumpkin pie de los americanos, pero todavía no me siento preparada a comer un postre con jenjibre en su interior… luego mi hermana me dijo que ella iba a hacer galletas, y una amiga me habló de preparar magdalenas al estilo Jamie Olivier… Pero tenía que matar dos pájaros de un tiro: hacer algo con calabaza y que me sirviese para la fiesta de cumpleaños de mi suegro. Creedme, es un reto difícil, porque a mi suegro le encanta el dulce, pero no las verduras, y mucho menos las “mezclas raras”, como él diría.
Así que pensé en un compañero ideal para la calabaza, en este tipo de situaciones: el chocolate. Y de ahí sale esta tarta super-sencilla de preparar, con calabaza y apta para engañar a los enemigos de las verduras en los postres.

INGREDIENTES:

PARA LA TARTA:
500 gr de pure de calabaza cocida
5 huevos
1 bote pequeño de nata líquida (de los de 200 ml.)
250 gr de azúcar
PARA LA COBERTURA DE CHOCOLATE:
100 gr de chocolate Nestlé postres o similar
40 gr de mantequilla
un chorrillo de leche

PREPARACIÓN:

1. Cocemos la calabaza cortada en trozos. Yo lo he echo en el microondas durante 12 minutos aproximadamente y sin nada de agua, pero podéis cocerla también a fuego con un poco de agua, durante unos 20 minutos. La diferencia es que al hacerla en el micro no tenéis que escurrirla.
2. Ponemos el horno a precalentar a máxima potencia (250º).
3. Con un tenedor machacamos la calabaza hasta hacerla puré. Debe estar lo más seca posible. Dejamos enfriar.
4. En otro recipiente, echamos los huevos y el azúcar y los batimos hasta que queden unificados en una masa (yo los bato seguido durante unos dos minutos).
5. Añadimos la nata y batimos un poco más.
6. Una vez se ha enfriado la calabaza, la añadimos y seguimos batiendo. Ya tenemos lista la masa de nuestra tarta.
7. Cogemos un molde para tartas y lo metemos unos 30 segundos en el horno para que se caliente. El mío es de aproximadamente 23 cm. porque este tipo de pasteles me gustan más bien finos. Uno se corta así un trozo de tarta en condiciones y no le resulta tan pesada. Una vez el molde está caliente lo sacamos y le pasamos un trozo de mantequilla por toda la superficie, engrasándola así para que no se nos pegue la tarta al cocinarla.
8. Vertemos la masa en el molde y lo horneamos primero a 250º durante 10 minutos (para que se dore por el exterior) y luego a 200º durante unos 20-25 minutos (para que se cocine interiormente). Sabremos que la tarta está lista cuando al pincharla con un punzón nos sale totalmente limpio. Sacamos la tarta y la dejamos enfriar.
9. Ahora preparamos la cobertura de chocolate, metiendo en un recipiente tanto el cocholate troceado, como la mantequilla y el chorro de leche, y los introducimos en el microondas durante 40-50 segundos. Cuando lo saquéis veréis que no está del todo derretido, pero removiéndolo con el calor que ha cogido, conseguimos la pasta de cobertura que queremos sin que se queme por pasarnos de tiempo en el micro.
10. Vertemos la cobertura sobre la tarta. Dejamos que temple unos segundos y seguidamente la introducimos en la nevera un par de horas para que se endurezca.

 

Y con todo esto ya tenemos un postre de calabaza que se lo come gustosamente hasta el mayor enemigo de las verduras.

Bon appetit y feliz Halloween/Samain para el que lo celebre!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *