Los nuevos aires de Taberna A Mina (Vigo)

Los que me seguís por Facebook, ya sabéis el disgusto que me llevé con el cierre de Eligio. Esa tasca con solera e historia de mi queridísimo Vigo, había cerrado sus puertas al público, sin remedio. Tenía que decir adiós a mis choquitos con arroz favoritos, a ese olor a historia que desprenden sus paredes. Creo incluso echaré de menos ese carácter tan particular de Carlos tras su barra… Como decía Jorge Guitián en uno de sus últimos post, cuando un lugar como Eligio cierra, “Vigo es un poco menos Vigo y más cualquier sitio”.

Afortunadamente, todavía nos quedan muchos sitios con solera en la ciudad. Podemos seguir disfrutando de los callos en O Muiño do Vento. Aún tenemos los bocatas de jamón asado de O PorcoLa Machina sigue invencible en Canido, deleitándonos con su jarrete. Y allí también resiste La Mona y sus tapas de  pulpo con vistas a la playa.

Taberna A Mina exterior

Y dentro de los que permanecen, también podemos incluir los locales que renuevan su gerencia y respiran nuevos aires. Eso sí, manteniendo la esencia de sus orígenes. Eso es lo que ha sucedido desde el pasado mes de diciembre en la Taberna A Mina. Kiko, Cris y Janite recogieron el testigo de Manolo y Neli. Este matrimonio llevaba al frente del local desde los años ochenta. Servían sus vinos y sus famosos mejillones, desde que ellos mismos tomaron las riendas tras Luciano, el primer tabernero. Gracias a todos estos relevos generacionales, A Mina ha conseguido seguir viva desde su nacimiento en los años 50. Y así, permitiendo a varias generaciones disfrutar de la esencia de las tabernas viguesas de siempre. Esas con barra de mármol y cuncas de vino.

En esta nueva etapa de Taberna A Mina, sus nuevos habitantes tenían claro que no querían desprender al local de su esencia de toda la vida. No se trata sólo de mantener su nombre, sino de seguir ofreciendo los sabores y las tapas de siempre, que cada vez nos resulta más complicado de encontrar. Callos, lentejas y caldo. O los tradicionales mejillones en salsa. Esa tapa estrella de A Mina desde sus inicios, receta que Neli ha cedido a un Janite que hoy por hoy los borda. Todos estos sabores de siempre no faltan al lado de nuestros vinos, cervezas o un vermú de barril que está para ponerle un piso.

Tapas Taberna A Mina

Y como de darle aire fresco a las tradiciones se trata, desde su reapertura en A Mina han apostado por revitalizar una de las costumbres que más se echaba en falta en la ciudad, la sesión vermú. Una tradición que ya Kiko desde la Juakina había repescado los primeros sábados de cada mes. El vermú en A Mina es ya imprescindible los sábados y los domingos. Y en ellos personalidades conocidas de la sociedad viguesa se vuelven cocineros por un día y nos ofrecen su “tapa estrella” en los #HoyCocina.

Travi en la cocina - Sesión Vermú en A Mina

Lo que pasa en Taberna A Mina son buenas noticias. Porque se suma a todos esos negocios que han conseguido revitalizar nuestro Vigo Vello. Porque es otro de los numerosos ejemplos de emprendimiento con imaginación en nuestra ciudad. Y, sobre todo, porque gracias a ese relevo en su gerencia, Vigo sigue manteniendo su esencia tabernaria… igual que hace más de 50 años…

TABERNA A MINA

Rúa San Vicente, Nº8 – Casco Vello

36202 VIGO

Puedes seguir todas sus novedades en sus perfiles de Facebook y Twitter

 Bon appetit!!

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

4 thoughts on “Los nuevos aires de Taberna A Mina (Vigo)

    1. Gracias a ti por inspirarme la introducción del post 😉 Cuando os vengáis a verla, espero que me llames, y nos hacemos una ruta nostálgica tabernaria. Que estoy segura que alguno nuevo me descubres que yo no conozca…

  1. La antigua taberna A Mina era mucho mejor que la de ahora, y los mejillones ni te cuento.Ahora se ha convertido en un sitio con pretensiones modernistas, como tantos otros sitios ideales para gente que nunca comió y que con cualquier cosa nueva dice comer y bien.En fin..

    1. Yo no creo que fuese mejor antes, ni tampoco ahora. Simplemente es diferente, una forma de darle continuidad a un local y un estilo de tapeo que, de no ser por la nueva generación de gente que lo han cogido, lo más probable es que acabase cerrado. A veces nos enrocamos en esa postura de que lo de antes siempre fue mejor. Y entiendo y comparto el sentimiento de nostalgia, como ya he reiterado en otros post y en otras ocasiones. Pero creo que a lo largo y ancho de toda España, pocos son los locales que encuentres subsistiendo de manera centenaria sin cambiar un ápice.

      Agradezco tu comentario y que te pases por aquí. Opiniones como la tuya son las que enriquecen el debate gastronómico.

      Un saludo!! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *