• 600 ml de agua
  • 1 sobre de preparado de caldo dashi
  • 8 gr de alga wakame disecada
  • 3 c.s. de pasta de miso blanco
  • 110 gr de tofu blando
  • 1 tallo de cebolleta tierna
Vaya días de frío que nos acechan por la terriña… Estamos en pleno mes de marzo, rematando el invierno y todavía con la bufanda y los guantes a cuestas. Seguramente si os pido algún remedio casero para calentar internamente el cuerpo, acabaréis hablándome de las sopitas de pollo de vuestras casas, de un buen tazón de caldo o de una crema de las más variadas verduras. Y sí, esas también son opciones a las que yo recurro a menudo. Pero últimamente mi adicción a la comida japonesa ha hecho aumentar ese abanico de posibilidades con la sopa más popular en el país nipón: la sopa de miso.

Para los que no la conozcáis, la  sopa de miso es un plato básico de la cocina japonesa. Los japoneses la toman a muy a menudo, ya sea en la comida, la cena o incluso en el desayuno. Sus ingredientes principales son el caldo dashi (elaborado con alga kombu y bonito seco) y el miso, una pasta de habas de soja y pasta de arroz. A estos ingredientes que forman el caldo, los japoneses le añaden más ingredientes de tipo sólido, que varían según gustos, épocas del año y zonas de Japón donde se deguste. Pero lo más habitual es añadir tofu en dados, alga wakame y cebolleta laminada.

Polvo de caldo dashi para disolver en agua

Veréis que su elaboración es de lo más sencilla. En apenas 15 minutos podéis tener los cuencos listos reposando hasta su degustación. Y todo gracias a que hoy día podemos comprar los sobres del caldo dashi ya preparado, como el que podéis ver en la imagen. En tiendas online como Japonshop o Tokio-ya los tenéis disponibles. Y si tenéis cerca un Corte Inglés, en su Club del Gourmet también los venden. ¿Empezamos a calentar el cuerpo?

Travi en la cocina - sopa miso 2

PREPARACIÓN: 

1. Ponemos a hervir 600 ml de agua. Cuando rompa a hervir, añadimos el sobre de caldo dashi y retiramos del fuego. Removemos hasta su completa disolución y reservamos.

2.Cortar el tofu en daditos pequeños (no más de 1 cm.)

3. Poner el alga wakame en un cuenco y verter encima agua bien fría. Dejar a remojo durante 10 minutos.

4. Cortar los rabos de cebolleta en rodajas muy finas, ponerlas también en un cuenco y verter encima agua muy fría, para que así se endurezca.

5. Volvemos a poner el caldo dashi al fuego lento, que esté caliente, pero con mucho cuidado de que no vuelva a hervir. Iremos añadiendo poco a poco la pasta de miso, removiendo con unos palillos de madera hasta que se disuelva por completo en el caldo dashi.

6. Escurrimos bien las algas wakame y las repartimos en los cuencos donde vayamos a servir nuestra sopa. Repartimos también los dados de tofu.

7. Vertemos el caldo de dashi y miso sobre el wakame y el tofu, y rematamos añadiendo la cebolleta laminada, previamente escurrida.

8. Tapamos los cuencos con su tapa (si tienen) o con un plato de postre, y lo dejamos reposar un par de minutos antes de su degustación.

 

Los japoneses sirven la sopa miso en unos cuencos especiales, similares a los que veis en las fotos, que les ayuda a poder tomar el caldo bebido, sin tener que utilizar cuchara. Y, como en la mayoría de toda su comida, utilizan los palillos para ayudarse a comer los tacos de tofu y el alga. Si os apetece probar diferentes variedades de esta sopa miso, os recomiendo que probéis a añadir setas shiitake, o a cambiar el alga wakame por trozos de alga nori. Las posibilidades son de lo más variado.

Travi en la cocina - sopa miso 3

 

Bon appetit!!