Scones de yogur y almendras: aire “british” en tu merienda

Una de las tradiciones más populares de los ingleses es su hora del té. Y en mi opinión, es uno de los mejores ceremoniales en torno a la merienda que existen. Un grupo de amigos o familiares reunidos en torno a una mesa repleta de pequeños manjares dulces y salados con los que acompañar nuestro té favorito. ¿Puede haber algo mejor que eso para los que disfrutamos de las meriendas? Creo que soy fan de este momento tan inglés desde mi primer viaje a Londres, y esta pasión se vio incrementada gracias a mi amiga Teresa (a la que todos conoceréis mejor como Miss Slower), que en su paraíso de Sofros los celebra de vez en cuando para el gusto de todos los que participamos en ellas.

Ahora que la primavera ya ha hecho acto de presencia, me apetece un montón volver a organizar una merendola como esta en mi mini-villa. Y hay dos recetas que no pueden faltar de ninguna manera en mi merendola de aire inglés. Ambas las he aprendido de la reina de este tipo de celebraciones, Miss Slower: una tarta de naranja que quita el sentido, y de la que ya os he hablado en post anteriores; y los scones, uno de los platos imprescindibles en todo té inglés. Estos pequeños pastelillos dulces se sirven en toda merienda de Inglaterra y Escocia que se precie. Y además, es un perfecto comodín para acompañarlo con lo que más nos apetezca, desde mermeladas o frutas, a embutidos y patés.

La receta perfecta de los scones la aprendí en una tarde de charlas y risas con Miss Slower. Os aseguro que su fórmula mágica quita el sentido. Pero prometí guardar el secreto, al menos hasta que ella misma lo desvele… Pero aplicando algunas de sus técnicas magistrales, y variando ciertos ingredientes, se me ocurrió preparar una variante de scones de yogur y almendras a los que también le pondrías un piso tras el primer bocado…

Scones de yogur y almendra

INGREDIENTES:

– 400 gr de harina y un poco más para espolvorear
– 3 cucharaditas de levadura
– ½ cucharadita de sal
– 50 gr de mantequilla ligeramente fría
– 225 gr de yogur de vainilla
– 2 cucharaditas de extracto de vainilla
– 2 cucharadas de azúcar
– 75 ml de nata
– 1 huevo batido
– Almendras laminadas crudas

PREPARACIÓN:

1. Precalentamos el horno a 200ºC con ventilador.

2. Vertemos la harina, la levadura y la sal en un bol y los mezclamos.

3. Cortamos la mantequilla en dados y la frotamos en la mezcla de la harina hasta que ésta adquiera una textura tipo serrín.

4. En otro bol, mezclamos el yogur con el extracto de vainilla, el azúcar en polvo y la nata, hasta que estén perfectamente mezclados.

5. Volcamos el bol de ingredientes líquidos en el de la harina y los amasamos hasta formar una masa suave.

6. Enharimamos la encimera de nuestra cocina y trabajamos la masa, formando un rodillo una superficie de aproximadamente 3-4 cm de grosor.

7. Con un cortapastas redondo cortamos los scones y los colocamos en nuestra bandeja de hornear, que previamente habremos cubierto con papel sulfurizado.

8. Pintamos nuestros scones con el huevo batido, colocamos las almendras laminadas y, ayudados con un tamizador o colador, espolvoreamos un poco de azúcar en polvo sobre los scones.

9. Horneamos durante 12-14 minutos aprox. hasta que veamos que nuestros bollitos toman un tono dorado.

 

Para disfrutar de estos scones de yogur y almendra de la mejor manera, debemos presentarlos calientes, en un fuente tapados con un paño, para que se conserve el mayor tiempo posible su temperatura. Y aunque en las fotos que he sacado esta vez los veréis llenos de mermelada y yogur, para mí la combinación perfecta es con salados. Prueba a mezclar los scones con paté y una rodaja de kiwi, y ya me dirás si eso no es para morir de placer culinario…

Y si quieres descubrir más recetas de yogur de vainilla como esta… 

 

Bon appetit!!

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

One thought on “Scones de yogur y almendras: aire “british” en tu merienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *