Rollos de lenguado rellenos y salsa-crema de coliflor.

El pasado sábado, en uno de esos programas de Tele 5 supuestamente denominados “debates” (perdonad que sea tan sarcástica con esto, pero últimamente me cuesta encontrar algo que se pueda llamar debate de verdad en la televisión…) hablaban de la moda de las dietas y la locura que, según ellos muchos tenemos por conseguir el cuerpo perfecto. Diseccionando todos los mensajes sensacionalistas y tremendistas tan habituales en todos los temas que trata esta cadena, destacaría dos ideas de las que allí se dijeron.

Primero, que a pesar de que cada vez somos más los que nos ponemos a dieta, las tasas de obesidad se hacen mayores con el paso del tiempo. Y esto se debe a que no se nos mete en la cabeza que ponerse a dieta no es algo que puedas hacer durante 15 días  o un mes y después ponerte más morado que un cardenal en fiestas. El “efecto rebote” nos acecha, queridos. Si eres de los que tiene tendencia a engordar, la mejor filosofía es pensar que tus hábitos alimenticios han de ser restringidos durante toda tu vida. Que sí, lo sé, nadie quiere oír esto, duele más que ver la factura del dentista. Preferíamos ser como esos figurines que comen cantidades ingentes de grasas saturadas en forma de chocolates y hamburguesas, pero la vida es dura, queridos. Y lo que nos toca en estos casos es ser buenos durante toda la semana, mantenernos a raya con nuestra dieta, para luego poder disfrutar de un día libre en el fin de semana. Pensad lo bien que nos va a saber esa comida especial a golpe de viernes o sábado… manjar de dioses, sea lo que sea…

La segunda idea no menos importante que toda #dietawoman o #dietaman se debe meter en la cabeza es que cada persona tiene su dieta. Parto de la base de que todos sabemos que las “dietas milagro” suelen ser más bien “dietas fraude”, y que alimentarse sólo a base de alcachofa, piña o cosas por el estilo, no suele ser ni lo más adecuado para mantener un peso ideal, ni tampoco lo más saludable. Pero además de esto, otro principio básico que a veces parece que olvidamos es que cada uno de nosotros tenemos nuestras deficiencias y necesidades alimentarias diferentes. Mientras unos rebosan de colesterol malo, otros son hipertensos o tienen el tiroides mareado… Así que generalizar métodos dietéticos puede ser en ocasiones peligroso si lo hacemos sin supervisión médica. Nadie mejor que un médico para aconsejarnos acerca de lo que es más conveniente para nosotros. Qué no queréis o no podéis acudir a un nutricionista? Pues vuestro médico general os hará la analítica necesaria y pertinente antes de empezar vuestra dieta. Y a partir de ahí, controlados como debe ser, podemos seguir los requisitos o filosofías dietéticas que creamos convenientes, pero con control, por supuesto.

La que aquí os escribe está a punto de llegar al “peso objetivo” marcado por su nutricionista. En nada empezaremos con esa “filosofía de mantenimiento” de la que os hablaba, los hidratos podrán incorporarse a mis menús con cautela y los lácteos, que por razones de salud están vetados,  tendrán hueco muy de vez en cuando. Pero como se trata de comer bien, sano y sin pasarse de aquí a mucho tiempo, hay que empezar a darle al cerebrillo cocinero para conseguir platos apetitosos y a la vez permitidos para los #dietaman y #dietawoman que somos. Y como las salsas suelen ser enemigas de toda dieta, hay que buscar entre las verduras y las cremas sustitutos que nos hagan pensar que esa carne o pescado tiene su “piscinita” donde hacer sopitas…. Hoy la salsa-crema de coliflor regará unos rollos de lenguado que son la parte principal de nuestro plato. De dieta, sí, pero la mar de aparente…

Rollitos 2

INGREDIENTES:

  • Un lenguado en filetes
  • 6-8 hojas de espinacas frescas
  • 4 lonchas de jamón ibérico
  • 4 espárragos trigueros
  • Cebollino
  • Media coliflor
  • Media cebolla roja
  • Medio litro de caldo de jamón
  • 1 diente de ajo
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de Oliva

PREPARACIÓN:

1. Empezamos preparando nuestra salsa-crema de coliflor. Para ello, lavamos bien nuestra coliflor y la rompemos en pequeños arbolitos. Ponemos mientras una cacerola con un chorrillo de aceite de oliva y añadimos nuestro diente de ajo y nuestra cebola roja picada y le damos vueltas para que se rehoguen un poco.

2. Añadimos después la coliflor, le damos unas vueltas y, acto seguido, vertemos nuestro caldo de jamón. Yo aquí no le añado sal, ya que el caldo de jamón suele añadir el suficiente sabor a nuestra coliflor como para tener que usar otro condimento. Ponemos a fuego fuerte hasta que rompe a hervir y luego bajamos a fuego medio, dejando que se cocine durante 25 minutos.

3. Mientras tanto, preparamos nuestros filetes de lenguado. Los extendemos sobre una superficie lisa y los salpimentamos. Colocamos entonces una loncha de jamón y sobre la misma una o dos hojas de espinacas, las que sean necesarias para cubrir el filete.

4. Limpiamos nuestros espárragos trigueros, pelando un poco su superficie con un rallador, para sacar la parte más dura. Los ponemos a hacerse en una plancha con un chorrillo de aceite a fuego medio, hasta que tomen color tostado. Retiramos y cortamos las puntas a una longitud suficiente como para que al colocar los espárragos en el interior de los filetes de lenguado, sobresalga su punta.

5. Colocamos la punta de espárrago en una de las esquinas del filete y comenzamos a enrollarlo sobre sí mismo, hasta formar nuestro rollito. Para que no se nos desmonte, lo ataremos con cebollino fresco. Prodecemos de esta misma forma con todos los filetes de lenguado.

6. Preparamos nuestra vaporera o una olla de cocer al vapor, llenándolas con agua y llevándolas a ebullición. Forraremos nuestro cesto de la vaporera o la olla con una hoja de papel de horno, para evitar que nuestros filetes cojan demasiada agua en el proceso de cocción. Situamos nuestros rollos en el cesto forrado y dejaremos que se hagan al vapor durante 5-7 minutos aproximadamente.

7. Mientras, ya estará lista nuestra coliflor, así que la pasaremos al vaso de la batidora, reservando el líquido del caldo, y comenzaremos a batir. Iremos añadiendo agua del caldo poco a poco, hasta que comprobemos que se forma una textura de crema-salsa, que será un poco más ligera que un puré. Os recomiendo que, si disponéis de un chino, paséis la crema por el, para que la textura sea más sedosa.

8. Finalmente, emplatamos colocando en un plato sopero un fondo de crema y sobre ella situaremos nuestros rollitos de lenguado, espolvoreando todo con un poco de cebollino picado.

 

Creo que si mi nutricionista está viendo mi receta de rollos de lenguado, estará orgullosa de mis progresos, modestia aparte. A la pobre la tenía asustada con tanto postre, muffin y cupcake que preparaba y que, por supuesto, después me comía. Pero ha sabido entrenarme en condiciones en esta filosofía. Aun así, que no se extrañe que, en esos días libres que tendré a partir de lograr mi peso objetivo, tengan cabida algún que otro dulce pecaminoso… Prometo que será sólo de vez en cuando…

Rollitos 1

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

15 thoughts on “Rollos de lenguado rellenos y salsa-crema de coliflor.

  1. Delicioso este plato Martiña…… La crema de coliflor mira que tengo ganas de prepararla……

    Sobre las dietas, estoy completamente de acuerdo. Yo hace un par de años que empecé una dieta que me aconsejó una compañera de master especialista en nutrición. Aquello más que una dieta era un estilo de vida, como tú bien has dicho. Lo adapté y conseguí estabilizarme en mi peso ideal durante un montón de tiempo.
    Ahora hace más o menos un año que lo perdí por culpa de unos cambios hormonales y de haber dejado ese estilo de vida de lado. Justo me había propuesto recuperarlo y así recuperar mi peso. Era desde luego lo mejor que me venía, y una vez que entras en mantenimiento no se hace duro mantenerse.

    Un besazo y otra vez, mi más sincera enhorabuena 😉

    Por cierto que lo de los cursos html para cuando quieras, con ese café que tenemos pendiente.

    Biquiños.
    Lau.

  2. Absolutamente de acuerdo en todo lo que nos explicas, desde la perspectiva de una #dietawoman asesorada también por una dietista que, en este caso, es además mi cuñada. Como bien dices, se trata de adquirir hábitos alimenticios, no de hacer un sacrificio 4 semanas, volver a engordar y pasarte la vida haciendo el acordeón.
    Además, con recetas como esta no tenemos excusa.
    Saludos y sigue así!

  3. Pero que plato más bonito te ha salido, además de sano, nutritivo y bajo en calorias. Es lo ideal para comer bien sin dejar de lado nuestra salud, que a veces se hacen barbaridades por mantener la linea, y para qué ?? al final si tu constitución es de una forma determinada por mucho que hagas… Lo mejor es saber alimentarse de forma sana y equilibrada, y de vez en cuando darle una alegria al cuerpo, con un dulce o algun plato contundente aunque tenga algo más de grasa o no ??

    Bss
    Afri

  4. Un plato delicioso y espectacular. Me encanta como has combinado el pescado con la verdura y su presentación. ¡¡Artista!!
    Gracias por la felicitación.

    Besos.

  5. Aaaaains las dietas…. yo por suerte no tengo que estar sometida a ellas, pero lo que tengo claro es una alimentación equilibrada (que no sosa ni mala) y movimiento pal body es lo que deberíamos hacer todos.

    Lo que pasa es que la gente asocia dieta a “acelgas cocidas” y hay mil forma de comer “light” y muy rico.

  6. Un plato estupendo con un truco aún mejor…esa crema de coliflor “efecto salsa de nata” que ya es un placebo en si misma.

    Sin el jamón ibérico, (con york), y sin aceite, también es plato de dieta proteica

    Ya sabes que yo soy fan de la dieta Dukan, controlada por médico, como deberían estar todas las dietas restrictivas.

    Esta vez, cuando pierda mis kilos y mis kulos, haré la transición obligatoria en la dieta que supone ciertos cambios alimenticios para siempre…

    A ver si de esta vez va la vencida…

  7. Un plato estupendo con un truco aún mejor…esa crema de coliflor “efecto salsa de nata” que ya es un placebo en si misma.

    Sin el jamón ibérico, (con york), y sin aceite, también es plato de dieta proteica

    Ya sabes que yo soy fan de la dieta Dukan, controlada por médico, como deberían estar todas las dietas restrictivas.

    Esta vez, cuando pierda mis kilos y mis kulos, haré la transición obligatoria en la dieta que supone ciertos cambios alimenticios para siempre…

    A ver si de esta vez va la vencida…

  8. Hola, me he reido mucho con tu entrada, la verdad es que no es tan complicado llevar una “dieta” sana sólo hay que proponerselo y hacer unas comidas equilibradas, pero, es tan dificil con la de cosas ricas que existen…El plato me parece estupendo y la crema superior. Intentaré llevar mi #dietamen intermitente lo mejor que pueda. Bezitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *