Receta de tallarimis salteados con verduras, atún y salmón

Permitidme que haga un paréntesis en el relato sobre mis aventuras por Cádiz, para romper una lanza a favor de un producto que creo, no esta siendo considerado, promocionado ni valorado como se merece.

¿Cuántos productos alimenticios han pasado por vuestras vidas, que realmente os parecían buenos e interesantes, pero que de la noche a la mañana dejaron de comercializarse sin más? ¿Sois de los fans de la Cherry Coke y no entendéis el porqué de su desaparición? ¿Todavía os preguntáis por qué no siguen haciendo el Nescafé Mix, con su perfecta mezcla de cacao y café? ¿Y qué fue de la McPizza de Mcdonalds?.
Pues algo parecido me temo que está a punto de pasar con los Tallarimis de Pescanova. Recordaréis que ya os hablé de este producto hace unos meses, cuando hice mi primer experimento culinario con ellos, del que salió la ensalada templada de tallarimis com gambas y cherry. Pues todo este tiempo he seguido cocinando con ellos. Resultan un producto de lo más interesante por asemejarse a la pasta, lo que te permite trabajar de forma similar, pero cambiando los carbohidratos en tu plato por proteína pura. Vamos, que la panacea para esta vida de #dietawoman que una lleva (bueno, reconozco que en verano la he abandonado un poco, pero ahora toca volver a ella…).

Pero hace ya unas semanas que el conseguir tallarimis en cualquier supermercado resulta una tarea casi imposible. Gran supermercado al que voy, lineal que ha desaparecido… Hasta tres diferentes que visité sin poder hacerme con mis bandejas de tallarimis. Tenía las esperanzas totalmente perdidas, y mi cabeza ya estaba dando vueltas pensando en cómo conseguir un sustituto que hiciese la función similar a la que tenía el tallarimi en mi plato: parecerse a la pasta, ser fuente de Omega 3 y aportar 0% de M.G… Por suerte, hace unos días encontré un supermercado donde todavía los siguen vendiendo, así que me hice con reservas suficientes para las próximas dos semanas.

Lo cierto, es que esta situación me da mucha rabia. Y no sólo por el hecho de que desaparezca un producto que me resultaba tan apañado para mis cenas, sino porque creo que su fracaso se debe más la falta de ojo de los señores de Pescanova a la hora de promocionarlo y ponerlo en el mercado. Seguro que muchos de vosotros ni sabíais de su existencia, y de los que ya los habíais visto, pocos os atreveríais a probarlos por no saber qué hacer con ellos. En la era de las redes sociales y del triunfo de la web 2.0. todo esto tiene tan fácil y rentable solución como tirar de ellas para dar a conocer tu producto de arriba a abajo. Hasta puedes motivar a los usuarios a la compra del mismo proponiendo concursos, y que incluso sean ellos los que te den un amplio abanico de ideas para su preparación, mientras otros usuarios recogen esas propuestas y las incluyen en sus menús. Pero se ve que no conocen bien el asunto todavía…

Así que aunque sea por una cuestión de egoísmo, vamos a preparar una receta de tallarimos que os se anime a cocinarlos de manera fácil y perfecta para las cenas, estés o no a dieta. Si no estás a dieta, podrías añadir un chorro de vino blanco. Le queda muy bien…

Tallarimis 2

INGREDIENTES:

  • 2 paquetes de tallarimis Pescanova
  • Media cebolleta
  • 1 puerro (la parte blanca)
  • 1 zanahoria
  • Medio calabacín
  • 8 tomates cherry
  • 1 lata de atún en aceite de oliva
  • 50 gr de salmón ahumado
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Cúrcuma
  • Aceite de Oliva

PREPARACIÓN:

1. Picamos la cebolleta muy fina y la ponermos a dorar en una sartén o wok con un chorrillo de aceite.

2. Mientras la cebolla se dora, Pelamos y picamos la zanahoria en cuadraditos y los echamos también a la sartén. Removemos.

3. Es el momento del puerro. Lo lavamos y picamos en rodajas, que también echaremos a la sartén y removemos. OJO!! El puerro es mejor añadirlo tiempo después de la zanahoria y la cebolla (como unos 4-5 minutos después). Yo en un principio lo añadía a la vez que la cebolleta, pero así corréis el riesgo de que tome un color amarronado, como de quemado, que no es nada vistoso.

4. Lavamos y cortamos el calabacín en cuadraditos, sin pelarlo. Añadimos a la sartén y removemos.

5. Cortamos los tomates cherry a la mitad y los añadimos. Removemos. Es en este momento cuando salpimentamos nuestras verduras, que dejaremos haciéndose a fuego medio durante 5-6 minutos. OJO!! Como os comentaba en los ingredientes, para los que no estéis en fase #dietawoman, este también sería el momento de añadir un chorro de vino blanco a la preparación. Le da un punto más de sabor. Aunque esto no quiere decir que sin el vino no resulte sabroso, eh?.

6. Cuando veamos que las verduras empiezan a estar más blanditas, es el momento de añadir el atún desmigado y el salmón troceado. Se trata de darle solo un par de vueltas para quer se mezclen con las verduras, no de cocinarlo demasiado.

7. Añadimos los dos paquetes de tallarimis y removemos para que se mezclen con el resto de los ingredientes. Espolvoreamos un poco de cúrcuma y removemos durante un par de minutos, para que de esta forma los tallarimis cogan algo de color.

 

Y así de fácil y rápido tenéis un plato delicioso para vuestras cenas. Un placebo estupendo esto de los tallarimis para aquellos que llevamos la dieta penando por un buen plato de pasta italiana. Sólo espero que mi próxima visita al supermercado no sirva para certificar la muerte prematura de un producto que, en mi opinión, tiene muchas posibilidades…

Tallarimis 3

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

4 thoughts on “Receta de tallarimis salteados con verduras, atún y salmón

  1. Yo también los uso, dietawoman!!

    En Alcampo el otro día no los encontré. Los suelo pillar en Mercadona y me parecen estupendos para la dieta proteica.

    Es más, en mi nuevo libro de recetas proteicas he incluido dos recetas y una sin vegetales!!

    Esa aún no la hice…ya te contaré!!

  2. Hola guapa! que reivindicativa te encuentro a la vuelta de mis vacaciones. Eso está bien.

    No conocía el producto, pero he de reconocer, que aunque lo hubiese visto, no lo habría comprado. Como poco amiga de lo congelado, precocinado y envasado no le habría echado el guante. Pero en una cosa te doy la razón, ¡¡que rabia da cuando retiran un producto que te encanta!!

    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *