Pudin de york y queso de mi abuela

Cuando vi la temática del concurso que desde “El pucherete de Mari” nos proponen a todos los cheffines no me pude resistir. Es fantástico hacernos viajar al pasado y rescatar esas recetas que, por razones muy especiales, ocupan un rinconcito en nuestros corazones. Y si eres un fanático de la cocina, siempre ha existido un plato, una cocina, unos olores, y sobre todo, una persona, que ha sido la principal fabricante de esos recuerdos culinarios.

A los que lleváis un tiempecillo aguantando mis historietas, ya conocéis de sobra de dónde me vienen las ganas y la pasión por cocinar: de mi abuela, de la que ya os he hablado en otro post (los que no lo hayáis leído os lo recomiendo, porque es la primera parte de todo esto). Justamente en ese post os decía, que a pesar de dejarme como legado un par de libros llenos de recetas, había una de ellas, un pastel que nos hacía a los más pequeños para merendar, de la que no me había dejado instrucciones. Pero afortunadamente ahí estaba mi tía, que al leerlo y recordando más o menos los ingredientes de la misma, rápidamente me mandó la receta por mail.

De mi lela (que así la llamábamos todos sus nietos) podría haber presentado mil recetas cargadas de buen sabor y cocina tradicional gallega. Sus callos de las fiestas de San Blas, el lacón con grelos de las Candelas, el cocido de los domingos, esa tortilla hortelana de los veranos… hasta un bocata de filete de ternera con juguillo que me hacía muchas noches que me quedaba a dormir con ella en verano. Pero justamente esta es la que no recordaba y que no había repetido desde que ella no está con nosotros, y por eso volver a revivir su sabor me ha traído tan buenos recuerdos. Gracias “Pucherete de Mari” por darnos la oportunidad a todos los cocinillas de echar la vista atrás a nuestra infancia. Ahí os dejo la receta del pudin de york y queso de mi abuela. 

Pudin york queso 1

INGREDIENTES:

– Un paquete de pan de molde sin corteza
– 10 lonchas de jamón york
– 10 lonchas de queso gouda
– Un vaso de leche semidesnatada
– 100 ml de nata
– 3 huevos grandes
– Pimienta
– Sal
– Caramelo

PREPARACIÓN:

1. Lo primero de todo, pondremos el horno a 180ºC y en su interior una bandeja llena de agua, ya que nuestra receta se cocinará al baño María. OJO!! El molde o bandeja de agua que introduzcáis ha de ser lo suficientemente grande para que os queda el molde donde va el pudin, pero sin que resulte demasiado hondo, vamos, que el agua no sobrepase el molde del pudin.

2. En un molde de los de silicona para hacer bizcochos o pudings, echáis caramelo hasta cubrir por completo su base. Reservamos.

3. En un bol batimos los tres huevos y le incorporamos la leche y la nata. Echamos también una pizca de sal y otra de pimienta y removemos todo para que se emulsionen los ingredientes.

4. Empapamos las rebanadas del pan Bimbo y las vamos introduciendo en nuestro molde. OJO!! Los trozos que introduzcamos han de tener el tamaño de nuestro molde, ni sobrepasarlo ni quedarnos cortos, por lo que a lo mejor tenéis que hacer algún trabajillo de recorte con vuestras rebanadas.

5. Una vez tenemos listo el primer piso de pan de molde, lo recubrimos con jamon de york y después encima las lonchas de queso.

6. Seguimos el mismo proceso creando pisos de pan y por encima otros de embutido, repitiendo los pasos 4 y 5 hasta rellenar el molde. Es importante que la última capa de pudin sea de pan de molde.

7. Vertemos sobre el pudin la mezcla de huevos y leche que nos haya sobrado tras empapar todos los panes, presionamos un poquillo sobre el pudin para que las capas queden bien pegadas, he introducimos nuestro pastel en el horno sobre la bandeja con agua durante unos 30-35 minutos. Sabremos que el pudin está listo cuando observemos que adquiere un color dorado y la mezcla se ha cuajado por completo.

8. Tras retirarlo del horno lo dejamos enfriar unos minutos antes de desmoldarlo. Luego lo desmoldamos y lo dejamos enfriar de todo antes de cortarlo, ya que será en ese momento cuando adquiera la consistencia deseada.

 

Como veis, una receta súper-sencilla e ideal para preparar como aperitivo en una cena informal, para un cumple o fiesta infantil… en fin, que tiene muchas posibilidades. Y para que veais como es el subconsciente, la noche después de prepararlo y sacarle las fotos para el post, soñé que iba a casa de mi abuela a enseñarle el trabajito. Y no veáis la bronca que me echó por lo haberle puesto una decoración en condiciones. Que ella le hubiese puesto huevo hilado, me decía. Qué cosas tiene el cerebro… pero el caso es que es verdad que no me he esmerado demasiado en decorarlo…

Bon appetit!!

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

6 thoughts on “Pudin de york y queso de mi abuela

  1. Una post precioso y una receta fantastica wapa ,seguro que esta de vicio yo lo hago en la xefo ademas le añado unas rodajitas de tomate natural,pero no le pongo el caramelo en el fondo.
    Tomo nota y lo hago ya te contare si a mi peque le gusta mas asi.
    Muxa suerte en el concurso la receta y presentacion son de 10 points ,asi tambien lo veo fantastico no le exo en falta el huevo hilado.
    Bicos mil wapa.

  2. Hola guapisima, que bonitos recuerdos y que abuela tan maravillosa tenias. Dese luego no me extraña que te transmitiera la pasión por la cocina porque se nota que cocinaba con grandes dosis de amor, ese es el mejor ingrediente, con el que nunca falla ninguna receta por sencilla, humnilde o austera que sea.
    Este pastel te lo copio ya, lo pienso hacer esta semana y cuando lo sirva en la mesa por supuesto que va a ser en honor de tu lela y el tuyo.
    Un beso enorme y muchisimas gracias por compartir estos grandes tesoros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *