Pimientos rellenos con bechamel de soja

Hasta no hace mucho no me gustaba nada la leche de soja. Supongo que me pasaba como esos niños pequeños que antes de probar algo ya dicen que no les gusta, sólo por el aspecto o por alguna idea preconcebida. Pero a mí me sabía mal. Luego empecé a experimentar con las verduras, comencé a saborear las diferentes variedades de hamburguesas de tofu que podía encontrar en el mercado, seguí con el tofu y al final decidí volver a darle una segunda oportunidad a la leche de soja. Y mira tú por donde me gustó. Ahora la leche ha desaparecido de mis desayunos diarios y casi de mi dieta, a excepción de mis postres, en eso sigo siendo muy tradicional.

Dentro de las muchas posibilidades que nos ofrece la leche de soja, equiparables en cocina a la leche animal, en el curso de Caixanova de cocina vegetariana aprendimos a preparar una bechamel. Veréis en la receta de pimientos rellenos que os pongo que la técnica es la misma que en la bechamel ordinaria y os puedo asegurar que tanto el sabor como la textura no tienen nada de diferente con ella, resultando menos pesada y más digerible.

Aquí os dejo un entrante muy facilito, aparente y vegetariano.

INGREDIENTES:

– 1 lata de pimientos del piquillo
– Una bandeja de 200 gr de setas
– Leche de soja (aprox. 2 vasos)
– 2 c.s. de harina de trigo
– Ajo
– Perejil
– Salsa de soja
– Aceite de oliva
– Sal

PREPARACIÓN:

NOTA: Es importante que os fijéis al comprarla que entre sus ingredientes no tengan contempladas trazas de ninguna fruta. En algunas marcas de leche de soja, para darle un sabor más aceptable, introducen trazas de frutas como la manzana. Esto a la hora de cocinar no es recomendable, ya que daría un sabor raro a nuestros preparados, en este caso a la bechamel.

1. Limpiamos las setas y las troceamos. Lo ideal es romper las setas, no cortarlas, para que conserven todas sus propiedades.

2. Picamos finito el ajo y el perejil.

3. Ponemos las setas en la sartén (todavía en frío) y le hacemos un adobado con el ajo, el perejil, un chorrito de aceite de oliva y un chorrito de salsa de soja.  Removemos el adobado para impregnarlo en las setas y encendemos la cocina, tapando la sartén para cocinar nuestras setas. Destaparemos la sartén cuando comprobemos que ya no existe vapor (señal de que las setas han perdido todo el líquido) y dejaremos cocinando a fuego lento.

4. Cuando las setas estén cocinadas, añadiremos nuevamente una cucharada de aceite de oliva y las dos cucharadas rasas de harina y así comienza la preparación de la bechamel.

5.Dejamos que se cocine la harina durante un tiempo. Es importante darle tiempo a la coccion de la harina, ya que de esta forma es como evitamos que cuando añadamos la leche se formen grumos en la bechamel.

6. Cuando ya vemos que la harina está cocinada iremos añadiendo poco a poco la leche de soja mientras removemos con una cuchara de madera de forma constante. La cantidad de leche que os he puesto es aproximada, ya que la bechamel es más una cuestión de tiempo que de cantidad. Para que una bechamel esté en condiciones es necesaria una cocción de 10 minutos y como la leche la debéis ir añadiendo poco a poco para que la harina se vaya ligando y absorbiéndola vosotros mismos iréis viendo la cantidad de leche necesaria para que la salsa no quede como un engrudo, pero que tampoco resulte una leche suelta. Durante ese tiempo también, debéis salar el preparado y, vuelvo a repetir porque es muy importante, nunca nunca dejar de remover.

OJO!! la leche debe estar a temperatura ambiente, así que procurad sacarla de la nevera cuando empecéis con la receta.

7. Una vez pasados los 10 minutos y comprobando que nuestra bechamel con setas esta al punto (una crema similar a la que véis en la fotografía), abrimos la lata de pimientos, los secamos con papel de cocina para quitarles el jugo de la lata y comenzamos a rellenar. Los colocamos ya rellenos en un plato o fuente y listo!!.

Estos pimientos lo ideal es degustarlos calientes, así que si mientras los preparáis se va enfriando la salsa, dadles un golpe en el microondas antes de llevarlos a la mesa. Yo por el momento sólo me he atrevido con los pimientos, mi suegra ha preparado ya hasta croquetas de espinacas. Algún día tendré que decirle que me pase la receta…

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *