Pan de limón con semillas de amapola

Soy de esas personas  no puede salir de casa sin desayunar. Me cuesta a horrores entender cómo alguien puede enfrentarse al día a día sin haber ingerido las calorías necesarias para ello y no acabar convertido en un zombie estilo “Walking Dead”. Para mí el desayuno son mis pilas, las espinacas de Popeye o el queso super-vitaminado de Super-Ratón. Y en el fin de semana, se convierte en todo un ritual, una mesa llena de frutas, cereales, bizcochos… de los que disfrutar junto a un café con tiempo, calma y el periódico de la mañana.

Lamentablemente, mi proceso de #dietawoman me ha apartado más de lo que me gustaría de esta tradición. No es que no desayune, pero digamos que las opciones cuando una quiere perder algunos kilos del michelín, quedan bastante reducidas. Hoy, ya con los kilos perdidos y en fase de mantenimiento, puedo permitirme ciertas licencias algún que otro fin de semana y he decidido que de este no pasa. Así que para acompañar ese café y las frutas variadas, en esta ocasión he preparado todo un clásico en los desayunos de mi casa: el pan de limón con semillas de amapola. Una receta exquisita de la famosa pastelería Hummingbird de Londres, y que desde que la hice por primera vez, tengo manifestaciones familiares reclamando nuevas tandadas de este pan dulce día sí, día también. Y es que el contraste del dulce del pan con el toque ácido que le da el limón, unido a su esponjosa textura, hace que no puedas resistirte a sus encantos…

Pan de limón y semillas amapola 2

INGREDIENTES:

PARA EL PAN DE LIMON:

  • 320 gr de azúcar
  • 350 gr harina
  • 250 ml leche entera
  • 200 gr de mantequilla
  • 3 huevos L
  • Ralladura de 2 limones
  • 15 gr de semillas de amapola
  • 1 y 1/2 c.c. de levadura en polvo
  • 1 c.c. de sal
  • 1/2 c.c. de extracto de vainilla

PARA EL ALMÍBAR DE LIMON:

  • El zumo y la piel de un limón
  • 50 gr azúcar
  • 100 ml de agua

PREPARACIÓN:

1. Precalentamos el horno a 170ºC. Preparamos un molde de plumcake  untándolo con un poco de mantequilla sobre la que colocaremos papel sulfurizado para forrar el interior del molde. La mantequilla lo que hace es que el papel de hornear se adapte mejor al molde, y nos sea más fácil después verter la mezcla en el molde.

2. En un bol introducimos el azúcar, los huevos y la ralladura de limón, y lo batimos con la batidora de varillas a potencia alta, hasta que los ingredientes estén bien mezclados.

3. En otro bol, tamizamos los ingredientes secos (harina, levadura y sal) y reservamos.

4. En un tercer bol, mezclamos la leche con el extracto de vainilla.

5. Y ahora sólo queda juntar los tres boles. Para ello añadiremos al bol del huevo un tercio del bol de la harina y mezclaremos bien con la batidora de varillas a velocidad media. Seguidamente, añadimos un tercio del bol de la leche y seguimos batiendo. Repetimos este proceso dos veces más (intercalando tercios de harina con tercios de leche) hasta que todo esté incorporado. En este momento, subimos la velocidad de las varillas al máximo, para que la mezcla nos quede esponjosa.

6. Introducimos la mantequilla en el microondas unos 20-30 segundos para derretirla. OJO!! es mejor que para derretir la mantequilla lo hagáis en tiempos cortos, revisando que esté del todo derretida, ya que pasarse en el tiempo podría estropearla.

7. Añadimos la mantequilla al bol donde tenemos la masa del bizcocho y batimos con la batidora de varillas a velocidad baja. Cuando la mantequilla se haya emulsionado al resto de la mezcla, añadimos las semillas de amapola y removemos para que queden bien repartidas por toda la masa.

8. Vertemos la preparación en el molde y lo introducimos a 170ºC durante 1hora y 15 minutos aprox. Sabréis que el pan esta listo porque al pincharlo con una brocheta ésta debe salir limpia y al presionarlo el pan vuelve a su posición inicial, es decir, está esponjoso. En ese momento, retiramos el molde del horno y lo dejamos enfriar un poco antes de desmoldar. OJO!! Sólo un poco porque debe estar templado cuando lo coloquemos sobre la rejilla para verterle el almíbar de limón que vamos a preparar.

9. Para el albímar, pondremos en un cazo la piel y el zumo del limón junto con los 50 gr de azúcar y el agua y lo llevamos a ebullición a fuego lento. En el momento en que hierva, subiremos el fuego y lo mantendremos alto durante al menos 2-3 minutos o hasta que comprobemos que el líquido espesa.

10. Vertemos el almíbar sobre nuestro pan colocado en la rejilla y lo dejamos enfriar antes de degustarlo.

 

Con incentivos así, os aseguro que no cuesta aplicarse eso de “a quién madruga, Dios le ayuda” el fin de semana. Y si se nos pegan las sábanas, no os preocupéis, que cruzando el charco hablan de una cosa llamada “brunch” con la que desayunar fuerte en pleno mediodía es lo más de lo más… Algún día hablaremos de ello…

Pan de limón y semillas amapola 1

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

6 thoughts on “Pan de limón con semillas de amapola

  1. Llevaba yo un montón de tiempo detrás de una receta parecida a esta Martiña. Con tal excusa me lo preparo este mismo fin de semana.

    Bico grande!!

    1. Hola Ana,
      Pues puedes encontrarlas en cualquier tienda de dietética y herboristería. Por lo general, suelen tener todo tipo de semillas y hierbas, como sésamo, salvado de avena, anís estrellado y, por supuesto, semillas de amapola.
      Saludos y ya nos contarás los resultados 😉

  2. Tanto tiempo sin venir!, fijate que justo mañana voy a preparar un kuchen de amapolas, no sabes como me gustan y me encuentro con esta delicia, me guardo el cake, se ve delicioso.
    Besos.

    1. Hola Naty!!
      Las tienes en el propio post. Disculpa pero a veces tenemos problemas con alguna de las programaciones de los post. Parece que para este ya está solucionado.
      ¡Que lo disfrutes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *