Ni quiero, ni voy a despedirme de ti.

Todavía estoy esperando a que me llames para que te recoja mañana: “Corazón, ¿me haces de chófer?“. Y yo encantada de recogerte, como siempre. Mañana toca café con las chicas, ponernos al día con la boda de Lau y su luna de miel, y que me cuentes tu visita al Mosquito. “Te me has adelantado. cabrita“, te diría yo esta vez, como nos decíamos cuando una visitaba un nuevo restaurante antes que la otra. “Tenemos que cotillear“, nos susurramos nada más vernos. Porque siempre tenemos algo que contarnos. Porque aun en los malos momentos, un café (licor café el tuyo) o una charla con mis chicas, contigo especialmente, hacen que se me olviden todas las penas…. Pero esto ya no será así. Se supone que mañana tengo que decirte adiós, despedirme de esa amiga con la que he compartido tantos platos y tantas mesas. Pero ni quiero, ni puedo, ni voy a hacerlo, Mer.

Aprendiz de chef

Eres la mujer de la eterna sonrisa y los ojos llenos de luz. La que siempre piensa en disfrutar y vivir la gastronomía a tope, ni más ni menos. En este mundo lleno de dobleces e intereses, mi Mer es la generosidad en persona. Siempre compartiendo el trabajo de todos, siempre ayudando a todos los que arrancan su proyecto gastro.

Te veo muy parada en redes, nena. Ni se te ocurra dejar de escribir” me regañas, como siempre que me desanima este a veces ingrato mundo. ¿Y cómo te puedo decir que no, después de esas charlas que son un chute de motivación? Si es que me hablas y al rato ya me creo la mismísima Carmen Posadas… No hay nadie mejor que tú para conseguir subir la autoestima de cualquiera.

Hoy todos hablan de ti. Me emociona tanto ver que todos esos a los que tú admirabas y apreciabas, no paran de alabarte.  Y se quedan cortos describiendo tu persona. Y yo intento buscar las palabras perfectas para poder dedicarte unas líneas en este blog que es más tuyo que mío, por los ánimos, las ideas y el cariño que me has dado siempre. Pero no me salen más que GRACIAS y TE QUIERO.

Encuentro bloguero Don Chiringo

Gracias por aquel primer día juntas en esa cena de Don Chiringo, donde andabas un pelín flojilla, pero tu pasión por Cunqueiro era más fuerte que cualquier achaque. Gracias por ayudarme a disfrutar al máximo de cada plato, sabor y mesa que hemos compartido juntas. Por enseñarme lo que verdaderamente significaban las palabras generosidad y respeto. Gracias por ser mi amiga por encima de todo y a pesar de todo, por confiar en mí mucho más que yo misma. Gracias por enseñarme que el auténtico gastrónomo es aquel que lo siente en el corazón casi más que en el paladar.

Aprendiz de chef

Te libras por fin de que te intente sacar fotos en alguna de nuestras escapadas. Pero no te vas a librar de seguir acompañandome a todos y cada uno de los sitios a los que vaya. Porque ten por seguro que cada restaurante que visite a partir de ahora, cada post que salga letra a letra de mi cabeza, cada fotografía que ilustre este humilde rincón, serán tan mías como tuyas. Y no me regañes demasiado si ves que paso alguna temporada sin escribir, o si ya no me apetece tanto ir a saraos o xuntanzas. Es que ahora, no tenerte por estos lares me va a resultar demasiado duro de sobrellevar…

Te quiero Mer. Te querré siempre. Como quiero a mi rubia favorita, a mi chef favorita y a mi otra super-nena favorita (bueno, a ti un poquito más, que seguro que ellas no se me van a enfadar por esto…). Te lo hubiese dicho mañana, en nuestro café las cinco juntas. Pero parece que ya llego tarde…

Aprendiz de chef

Dedicado a esa Aprendiz de chef que era toda una maestra en disfrutar la de vida. Por Mer. 

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

4 thoughts on “Ni quiero, ni voy a despedirme de ti.

  1. Lo siento muchísimo, Marta. En estos dos días que llevo intentando aprender un poquito de este mundillo que tan bien sabéis contarnos, Mercedes y su blog fue la primera vez que leía un blog gastro vigues. Fue, quizá, la chispa que hizo prender esta curiosidad cocinera que tenía dormida.

    Se que nada ni nadie(y menos un desconocido) te puede consolar, pero ahora es el momento que pongas en práctica todo lo que has aprendido de Mercedes, levantar la cabeza y sonreír, porque seguimos aquí y seguimos disfrutando de lo que nos gusta. Y seguro que es lo que desea ver desde ahí arriba.

    Un abrazo.

  2. Que bonito Marta!
    No me lo podia creer ayer cuando vi la noticia en fb!
    Lo primero que se me vino a la mente fue su sonrisa, despues su mirada, con esa luz en los ojos y la generosidad que desprendia.
    Fuiste muy afortunada al tenerla como amiga!
    Te envio un abrazo enorme.

  3. Me sigue costando mucho expresarme…. y me está costando enormemente pensar que esto no es un sueño macabro…. Ya sé que me entiendes.

    Me han emocionado muchísimo tus palabras. Merce era especial, y vosotras tenéis un vínculo increíble. Y digo tenéis y no teníais nena, porque eso no se pierde.
    Hoy no la despedimos Martiña, hoy empezamos un homenaje a Merce que a ella, desde arriba, le va a arrancar una sonrisa.
    En recetas, críticas y referencias gastronómicas, en reuniones, en risas y confidencias, ahí nuestra aprendiz de chef va a seguir con nosotras….

    Sigamos haciendo que esto merezca la pena. Que por las personas merezca la pena. Por Merce, porque es la lección más grande que nos ha dado.

    Besos mil.

    Lau.

  4. Bonitas , emotivas y duras palabras, Martiña.
    Siento un montón que esées pasando por este momento, es dificil asimilar la falta de una persona que ha aportado tanto en la vida de uno.
    Será duro, dificil , triste. Pero deberás continuar haciéndolo tan bien como siempre. Por ti, por ella y por todo lo que aporto en el mundo de Travi en la cocina.
    Una persona que siempre te dió fuerzas cuando las tuyas flaqueaban no se merece que tu ilusión se tambalee.
    Así que ya sabes, en el cafe de hoy recordar a esa Mer, como tu la llamabas, dandolo todo por una ilusión que se tendrán que mantener con una “patita ” menos .
    Adelante chicas, la esencia de Mer seguirá con vosotras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *