Mujeres ilustres viguesas de las que sentirse orgullosa

Hoy, en el Día Internacional de la Mujer, quiero lanzar mi pequeño homenaje a algunas de las mujeres ilustres viguesas. Esas mujeres con historias a veces no tan conocidas, pero que han aportado su granito de arena para que Vigo progresase como ciudad. 

Deseo un mundo sin Día de la Mujer.

travi
Soy mujer y viguesa: ¿qué más necesito para sentirme orgullosa?

No sé si ha sido el paso de los años, el hacerme mayor y ser consciente de lo que supone ser mujer. O quizá el ser consciente de que cuanto más avanzada parece ser nuestra sociedad, más retrógrados son sus pensamientos. El caso es que acercándome a los cuarenta me he vuelto más reivindicativa. Política, cultural y socialmente. Pero sobre todo, reivindicativa en cuestión de género.

Hoy, 8 de Marzo, se celebra el Día de la Mujer. Hoy, felicitando a mis compañeras, he vuelto a escuchar la misma manida y dichosa frase de todos los años: “¿Y para cuando un Día del Hombre?“. Una pregunta que sobra. Que está fuera de lugar por completo. Porque realmente, lo que desearía con todas mis fuerzas es que no fuese necesaria la existencia del Día de la Mujer. Porque eso significaría que, en estos tiempos que se presuponen tan avanzados y modernos, las cosas serían diferentes a como son.

En un mundo sin Día de la Mujer, todos cobraríamos el mismo salario por el mismo puesto de trabajo, independientemente de nuestra condición sexual. Lástima que tal día como hoy haga falta recordar en el Día de la Mujer que la diferencia de salarios entre hombres y mujeres supera el 20%.

En un mundo sin Día de la Mujer, nadie habría oído hablar en su vida de la violencia machista.  Y nadie tendría que estar 26 días en huelga de hambre reivindicando mayor protección para sus víctimas. Sin embargo, este está siendo el año con mayor incremento de muertes por violencia de género en una década. 

En un mundo sin Día de la Mujer, nadie sería preguntado en una entrevista de trabajo por sus planes de ser madre. Y nadie sería despedido por quedarse embarazada. Porque no existirían Presidentas de ningún Círculo de Empresarios que considerasen el embarazo un impedimento para el trabajo. 

En un mundo sin Día de la Mujer, nadie (independientemente de su cultura, raza o religión) sufriría ablaciones, acabaría quemada con ácido, estaría obligada a casarse con alguien que no deseara o tendría que pedir permiso a su marido para poder trabajar.  Sin embargo, estas cosas suceden a día de hoy en diversos países de nuestro planeta. Lugares donde ser mujer es un auténtico infierno. Sin que nadie mueva un dedo para que las cosas cambien.

Sería hermoso un mundo sin Día de la Mujer, de la misma manera que no es necesario un Día del Hombre. Lamentablemente, estamos todavía muy lejos de que eso suceda. Más aún cuando algunas de las personas que conviven con nosotros en una sociedad supuestamente moderna, de progreso y avanzada, siguen sin ver esa necesidad…

Esas mujeres ilustres viguesas por las que celebrar.

calle rosario hernandez

 

Vigo tiene alrededor de unas 1.400 calles. Muchas de ellas han servido para honrar a personajes destacados de la historia nuestra ciudad. Sin embargo, de todas las calles con nombre, apenas un 3% honran a alguna viguesa ilustre. ¿Significa eso que no ha habido o hay mujeres en Vigo con coraje, ideas o valor? Según el Consello Municipal da Muller en un informe de 2010, al menos 27 mujeres ya fallecidas merecen ser reconocidas y honradas como partícipes en la historia de nuestra ciudad. Y no digamos ya todas las mujeres que a día de hoy siguen dando el callo en diferentes facetas culturales, artísticas y profesionales que merecen ser reconocidas por ellos.

Rosario Hernández tenía 16 años cuando fue atraída por la política. Fue defensora de los derechos de los trabajadores con tan corta edad. Siempre en primera fila en todas las manifestaciones durante la II República. En 1936, con la sublevación de los militares en Vigo, acabó detenida, violada, y asesinada. Hoy un pequeño callejón lleva su nombre en nuestra cuidad. Tan pequeño y escondido que no es suficiente para destacar el valor y la lucha de una chica que, con apenas 16 años, defendía con uñas y dientes lo que muchos hoy no se atreven a defender desde posiciones más cómodas.

Urania Mella
Urania Mella

Urania Mella fue una de las primeras mujeres feministas de nuestra ciudad. Fue Presidenta de la Unión de Mujeres Antifascistas, que llegó a agrupar a más de 50.000 mujeres en 1936. Desde muy joven enseñaba a las mujeres del barrio de Lavadores a leer, en aquellos tiempos donde la cultura era algo considerado innecesario para las mujeres. Fue otra de las víctimas de la Gerra Civil. Condenada a pena de muerte tras el alzamiento, logró conmutar su pena por 12 años de prisión. Hoy, también tiene otra calle con su nombre en nuestra ciudad. En honor a su labor educativa y a su constante lucha por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

Olimpia Valencia fue la primera mujer gallega licenciada en Medicina. Y la primera ginecóloga de Galicia. Consiguió abrir su consultorio en el número 11 de la calle del Príncipe en 1928.  Con todas las dificultades e impedimentos del mundo por el hecho de ser mujer y ejercer como médico. Pero además de su aportación a la medicina, también tuvo inquietudes políticas, siendo una férrea defensora del Estatuto Gallego. También acabó en prisión en los años de la Guerra Civil, y también perdió clientes por sus inquietudes políticas. Pero eso no la frenó para seguir defendiendo siempre lo aquello en lo que ella creía. Siguió trabajando hasta más de los ochenta años en su consulta. Un lugar que a día de hoy sigue conservando una placa en honor a su trabajo y a la defensa de sus ideas.

Tres historias que se podrían prolongar hasta el infinito, con mujeres como Concepción Arenal, Antía Cal, Antonina Sanjurjo… Y que por suerte tienen buenas sucesoras en las mujeres viguesas del presente.

En un mundo ideal, hoy estaría contándoos, como hago siempre, de alguno de esos rincones en los que disfrutar de Vigo con el paladar, los ojos y la mente. Pero hasta que ese mundo deje de ser ideal para ser real, hace falta seguir recordando a mujeres como Rosario, Urania y Olimpia. Y desear con todas mis fuerzas hacer por Vigo al menos la milésima parte de lo que estas mujeres hicieron por nuestra ciudad a lo largo de su vida…

¡Feliz Día de la Mujer! 

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *