Filetes de rodaballo a la plancha con crema de shiitake.

chiste_03__1_¿Veis este dibujo de aquí? Lo he encontrado esta mañana y me ha hecho mucha gracia, porque seguramente algunas básculas que viven por nuestras casas desearían hacer lo mismo. Cuántas de ellas no han sufrido la presión de tener que dar un peso que no es real, temiendo por su integridad en cuanto la persona que se subiese encima de ellas descubriese la cifra de kilos, elevada y no deseada, que lleva encima. Vamos, que porque no tienen patas, pero estoy segura que más de una pediría la liquidación en su puesto de trabajo por la tensión y el estrés sufrido. Sería en toda regla un despido de 45 días de esos que ya han pasado a la historia…

Pero mi báscula hoy está feliz. Ella y su dueña, una servidora. Hace tres meses empecé mi particular lucha por bajar los 9 kilos que me había echado encima, por poner remedio y seriedad a mis hábitos alimenticios. Y hoy he recibido la buena noticia: por fin he llegado a la meta. Podría deciros que ha sido duro, que lo he pasado mal, que he tenido más hambre que un pobre niño de las favelas. Pero nada más lejos de la realidad. Confieso que de vez en cuando he tenido sueños repletos de chocolate, helado y muffins, porque ya sabéis que soy muy pastelera, que disfruto cocinando en dulce, pero más comiéndolo. Pero mi nueva filosofía alimenticia resulta sencilla de seguir, no tengo que controlar cantidades ni pesar comida, y me permite seguir con mis “Friday pintxos-day”, porque se puede ir de tapitas y estar a dieta.

Mi carrera no ha terminado. Digamos que la meta es parcial, porque ahora nos toca una maratón aún más difícil: evitar que los kilos vuelvan a instalarse. Porque, sintiéndolo mucho, a esos dichosos “okupas corporales” no los dejo yo instalarse sin permiso en este cuerpecillo. Con las ganas que tengo este año de estrenar bikini y mostrar los resultados, como para fastidiarla ahora…

Seguiremos controlando lo ingerido, haciendo nuestras 5 comidas diarias, bebiendo los 2 litros de agua de rigor, visitando mi gimnasio 3 veces por semana y evitando los carbohidratos y los lácteos lo máximo posible. Y ahora podré hacerlo con más facilidad, porque el premio final de todas las semanas será un día libre, el #pecadovenial day, que le llamarían mis amigos twitteros a dieta, y donde podré tomarme una copita de Ribera del Duero Crianza para celebrarlo e introducir algo de arroz o legumbres. Y si se tercia (pero esto que no lo oiga mi nutricionista, que me castiga) podré catar mis creaciones dulces sin tener que esperar la opinión de los demás para saber si están buenos. Aunque esto último lo dejaremos para ocasiones especiales…

Y para acompañarme en esta carrera de fondo que empieza hoy, os traigo una de las recetas ricas, nutritivas e ideales para #dietawoman, con un pescado muy de mi terriña. Veréis como esta receta de filetes de rodaballo, además de ser fácil y rápida de preparar, sorprende. Vamos, que porque os digo que es de #dietawoman, que bien os podría contar que fue un plato que preparé para una cena con amigos y colaría igual, ¿o no?.

Rodaballo 1

INGREDIENTES:

  • 1 rodaballo de 1 kg aprox. en filetes
  • 250 gr de setas shiitake
  • Caldo de jamón (unos 2 vasos, aprox.)
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

1. Limpiamos nuestras setas con un paño húmedo, retirando todas las impurezas y tierras que puedan tener. Retiramos los rabos y cortamos las setas en láminas.

2. En una sartén ponemos un chorrillo de aceite. Cortamos nuestros ajos en láminas y los echamos a la sartén para que se rehoguen. Cuando estén dorados añadimos las setas y las salteamos a fuego medio durante unos siete minutos. Entre medias salpimentamos. Veremos que se van haciendo porque se irán ablandando y soltando el líquido que tienen. Una vez que comprobemos que las setas están doradas y blandas las retiramos del fuego.

3. Calentamos nuestro caldo de jamón al fuego en una cacerola (ya sabéis por el post anterior que si eres #dietawoman debes utilizar caldo casero, nada de caldos preparados).

4. Introducimos las shiitake en nuestro vaso de batidora, dejando unas cuantas láminas separadas para el emplatado. Trituramos y vamos añadiendo poco a poco el caldo de jamón para conseguir aligerar nuestra crema. Debemos conseguir una consistencia de salsa, evitando que nos quede demasiado ligera, así que puede que no necesitéis utilizar todo el caldo. Reservamos la crema.

5. Llega el turno de nuestros filetes de rodaballo. Los lavaremos y secaremos con papel de cocina. y los salpimentamos. Echamos en la plancha un chorrillo de aceite de oliva, lo indispensable para que los filetes no se nos peguen y la ponemos a fuego medio-alto. Cuando este caliente pasamos nuestros filetes, aproximadamente unos 2-3 minutos por cada lado. OJO!! Es importante dejarlos ese tiempo en la plancha, porque se deben hacer bien por cada lado de una sola vez. El pescado a la plancha es mejor cocinarlo vuelta y vuelta, si queremos evitar que se nos despedace o que coja consistencia de cocido, en lugar de a la plancha.

6. Para el emplatado, con una cuchara, extenderemos por nuestros platos una base de crema de shiitake, sobre la que colocamos los dos filetes de rodaballo por ración. Espolvoreamos los filetes con perejil picado y coronamos la crema con las láminas de shiitake que habíamos reservado.

 

Como alguna seguidora me comentaba en las redes sociales, estar a dieta no es sinónimo de “acelgas al vapor”. Podéis disfrutar comiendo, sólo es cuestión de imaginación, este plato con filetes de rodaballo y shiitake es un claro ejemplo. Y la que os escribe espera ser la prueba de que, como decía Obama: “Yes, we can”, siempre que se quiera.

Rodaballo 2

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

5 thoughts on “Filetes de rodaballo a la plancha con crema de shiitake.

  1. Que buena pinta tiene este plato, Marta está claro que el que la sigue la consigue y hacer dieta con estos platos tan exquisitos un placer,á mi aún me quedan dos kilos que se me resisten pero planté la dieta un mes hace una semana he vuelto a retomarla besos guapa

  2. Marta, enhorabuena por haber conseguido tu reto, que no es fácil con la cantidad de “pecados mortales” que hay en la cocina ;). Me encanta esta receta, sana y fácil, me la apunto a ver si yo también soy capaz de bajar un poquito que no me vendría nada mal. Bezitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *