Fideuá de pavo

No está de más que de vez en  cuando dediquemos un poco de tiempo a revisar esas fotografías que han quedado almacenadas en la tarjeta de nuestra cámara sin que le prestemos la más mínima atención. Esto antes de la era digital no pasaba. Uno tenía su carrete con 24 posibilidades (36 si ya era todo un afortunado) y ahí te las tenías que apañar para que en la menor cantidad de intentos lo que quisieses inmortalizar quedase lo mejor posible.

Pero ahora, en la era digital, y con tarjetas de memoria en las que podemos almacenar más de mil instantáneas, todos nos hemos vuelto como japoneses con nuestras cámaras, y le damos al botón de forma compulsiva, sin casi fijarnos en el resultado final de lo que hemos retratado. “Luego en el ordenador ya elijo la foto que más me guste”. Y nos quedamos tan panchos.

A veces hasta nos olvidamos de elegir la mejor instantánea, quedando ese grupo de fotos en el olvido de nuestra memoria humana, pero permanentes en la memoria de nuestra cámara. Hasta que un día, como os digo, haces limpieza y descubres con sorpresa esas instantáneas que hace siglos deberías haber revisado… Os podéis imaginar que en un caso como el mío, la mayoría de esas fotos acumuladas son de platos catados, recetas preparadas en mi cocina y cosas así. Raro es ver en mi cámara fotografías de retratos o paisajes. Todo es comida, ingredientes, restaurantes y más comida, y así por cientos. Y la sorpresa de hoy ha sido rescatar esta fideuá de pavo que preparé este verano y de la que todavía no había publicado la receta. Un guisito que, viendo hoy las fotografías, casi diría que es más otoñal que veraniego. Mira tú por dónde, que hasta ese olvido inoportuno, ha acabado por convertirse en una entrada de lo más oportuna…

Fideuá 1

INGREDIENTES:

– 300 g de fideos de fideuá
– 500 g de pavo troceado
– 1 cebolleta
– 60 gr de guisantes congelados
– 1 tomate maduro
– 2 dientes de ajo
– Aceite de oliva
– Sal
– Pimienta 5 bayas
– 1 hoja de laurel
– Azafrán
– 1/2 vaso de vino blanco
– Agua

PREPARACIÓN:

1. Cortamos la cebolleta en juliana fina y los dientes de ajo laminados. Los sofreímos a fuego medio en una tartera con un chorro de aceite de oliva.

2. Pelamos el tomate  y lo troceamos. Cuando veamos que la cebolla y el ajo están pochados, añadimos el tomate troceado y dejamos que se haga a fuego lento durante 5-7 minutos aprox. Salpimentamos nuestro sofrito.

3. Troceamos el pavo en tacos medios y pasado el tiempo del sofrito, lo añadimos a la tartera. Subimos nuevamente a fuego medio y removamos el pavo hasta que cambie de  color (coja tono de cocinado). En ese momento añadimos el vino, removiendo y dejando que se cocine durante un par de minutos, hasta que desaparezcan los vapores etílicos. Añadimos entonces el medio vaso de agua, la hoja de laurel y las hebras de azafrán, y dejamos cocinando a fuego suave durante 40 minutos, con la tartera tapada.

4. Pasado ese tiempo destapamos y añadimos los fideos, y damos unas vueltas al guiso durante medio minuto para que la pasta se empape del sabor del mismo. Agregamos agua hasta cubrir todo el guiso, añadimos entonces los guisantes congelados y rectificamos de sal.  Dejaremos nuestro guiso cocinándose a fuego lento unos 12 minutos aprox. Es importante que vayamos controlando la cantidad de agua de la fideuá y probando el punto de cocinado de la pasta. Si fuese necesario, añadiremos más agua hasta que la pasta esté bien cocida.

 

Creo que quizá si lo preparase hoy esta fideuá de pavo, le añadiría unas setitas, por eso de darle un toque más otoñal ahora estamos en temporada de setas. Pero no me digáis que cuando el frío empieza a apretar, un guiso como este es de las cosas que más apetece comerse…

Bon appetit!!

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

9 thoughts on “Fideuá de pavo

  1. qué razón tienes con lo de los carretes, si es que cuando te paras a pensar…parece que hayamos nacido en la era digital y no hayamos conocido estas cosas, pos no habre tirado fotos a la basura por estar borrosas, mal enfocadas…wa qué recuerdos, la fideua…la verdad es que llevo unos días pensando una receya para mí, de las de sin carne…pero no me decido, así que admito consejos:), te ha quedado con muy buena pinta.
    Yo no recuerdo muy bien. pq sólo la he comido una vez y de muy peque…pero a mi el arroz por ejemplo me gusta sin terminar de hacer del todo, que esté un poco durito, pero muy poco, en el caso del fideua…se puede dejar un poco durito o hay que hacerlo bien al dente?

  2. He preparado fideuá con diferentes ingredientes, pero con pavo todavía no. Tendré en cuenta tu consejo de los osobucos, pues siempre cojo la pechuga.

    Bicos.

  3. Como siempre os digo, mil gracias por los comentarios!! Qué sería este blog sin ellos, aaaysss…

    Bego, wapa, para ideas de recetas sin carne tienes unas cuantas en el apartado de vegetariano de mi blog. ¿Has probado el estofado de seitán? Es de mis platos favoritos!! Y por lo que preguntas de la fideuá, a mucha gente le gusta que la pasta quede blandita, que según dicen es lo suyo en los guisos. Pero como en esto de la cocina creo que no hay reglas establecidas, yo prefiero la pasta algo más durita. No me gusta comer un guiso y tener el tacto de una sopa, no sé si me explico….
    Bikos a todos!!

  4. Justamente eso es lo que me ha pasado a mi con las gachas que he publicado hoy. Las tenia en la camara desde el año pasado.

    Pues menos mal que no te ha dado por borrarla, porque bien merecia que nos la enseñaras, tiene que estar buenisima !!

    Bss
    Afri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *