• 40 gr de piñones
  • 10 gr de nueces
  • 3 dientes de ajo pelados
  • 200 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 40 gr de albahaca
  • 30 gr de parmigiano rallado
  • 30 gr de pecorino rallado
  • 1 patata pelada cortada en rodajas de 3 mm de espesor
  • 500 gr de espagueti (os recomiendo Garofalo)
Lo que más me gusta del mundillo gastrobloguer son los ratos compartiendo experiencias con otros amigos blogueros. Y últimamente, entre talleres, blogtrips y kedadas, estamos generando un grupito de lo más interesante, todos con las cabezas de lo más inquietas. Los mensajes y tweets entre nosotros echan humo todos los días. Si un día compartimos consejos para plantar nuestras propias especias en el jardín, al otro nos pasamos ideas para recetas… un no parar culinario.

Ya os había comentado hace unos post, lo mucho que disfrutamos las blogueras de Vigo (esas que en Twitter nos han bautizado como #comandoVigo) de los talleres de pasta y risotto que Anna Mayer impartió en Don Chiringo. Toda una experiencia acerca de la cocina italiana que a la que también pudieron asistir otros compañeros en Ourense, Santiago y Betanzos. Y como ya os he dicho que a los gastrobloguers la cabeza no nos para, se nos ocurrió organizar un día especial donde pudiésemos poner en práctica las enseñanzas de los talleres de Anna, publicando cada uno de nosotros nuestra receta favorita de pasta.

Las cuatro componentes de #ComandoVigo: Guisándome la vida, La Cocina de Mezquita, La Aprendiz de chef y yo.

Las cuatro componentes de #ComandoVigo: Guisándome la vida, La Cocina de Mezquita, La Aprendiz de chef y yo.

Y para darle más emoción al asunto, el día especial acabó por convertirse en concurso. Y tanto Anna como Jorge Guitián (mi perro gastrónomo favorito) van a a ejercer de jurado eligiendo el mejor post de los publicados hoy bajo el hashtag #panepasta. ¿Quién será capaz de demostrar que sabe cocinar la pasta mejor que cualquier italiano? ¿Cuál de nuestros platos será digno de convertirse en la tentación de Tony Soprano? En manos de Anna y Jorge quedará. Y para equilibrar tanta sobredosis de carbohidraitos, el flamante ganador se llevará un ejemplar del último recetario publicado por mi querida Carmen Albo. Que seguro que el remordimiento que nos entre después de comernos un buen plato de pasta, lo podemos mitigar con alguna receta de la dieta proteica de Carmen…

espagueti pesto 1

Para mi receta, yo me he decantado por el pesto genovés que Anna nos explicó en su taller. De los tres platos de pasta que probamos en el curso (junto a la carbonara y el ragú) fue el que más me sorprendió por la diferencia de sabor con los pestos que anteriormente había probado. Y como Anna ya está suficientemente espantada con las interpretaciones que los españoles hacemos de algunas de las recetas italianas, he decidido seguir al pie de la letra sus indicaciones y no meterme a probar experimentos ni fusiones. Y así, queridos cheffines, también vosotros podréis disponer de la receta de una salsa pesto en condiciones.

PREPARACIÓN:

1. Tostamos los piñones en una sartén sin aceite, a fuego muy bajo. Acordaos de moverlos de forma constante, para que no se tuesten sólo por un lado.

2. En un vaso de minipimer ponemos los dientes de ajo pelados, un poco de aceite, parte de las hojas de albahaca y parte de los piñones y las nueves. Trituramos y cuando esté medianamente machacado, añadimos el resto de la albahaca y las nueces y terminamos de triturar. OJO!! No es necesario que trituréis todo hasta que quede una pasta homogénea. La gracia del pesto es encontrar algunos tropezones.

3. Ponemos esta pasta en un bol. Añadimos el parmigiano y el pecorino, junto con un poco de sal y pimienta negra. Vamos mezclando todo con un tenedor al mismo tiempo que vamos añadiendo poco a poco el aceite de oliva. Reservamos en el bol o fuente donde vayamos a servir la pasta.

4. En una olla con abundante agua salada hirviendo, cocemos la pasta junto con la patata. El tiempo de cocción será el que indique el fabricante en el paquete de la pasta. Una vez esté lista escurrimos la pasta, guardando un poco del agua de cocción por si fuese necesaria para añadir a la salsa (en el caso de que comprobásemos que nos ha quedado demasiado seca).

OJO!! Un par de cosas a tener en cuenta a la hora de escurrir y servir la pasta. Primero, que la pasta no se pasa por agua fría, simplemente se escurre retirándole bien el agua de la cocción. Bastará con agitar bien el escurridor para retirar los restos de agua. Y segundo, la pasta se sirve y se degusta nada más terminar de cocerla, para que no pierda calidad.

5. Nada más escurrir la pasta, la vertemos en el bol o fuente donde tenemos la salsa pesto. Removemos bien y… da mangiare!!

espagueti pesto 2

Siguiendo estas instrucciones tan sencillas, os garantizo que estaréis cocinando y degustando un pesto de los más auténticos. Qué buena es Anna defendiendo la esencia y los sabores de la cocina de su país!!. Y si queréis no perderos ni un ápice de todas las recetas publicadas este #panepasta day, podéis seguir el hashtag en Twitter, o visitar los blogs de todos mis compañeros:

Jorge Guitián - http://gourmetymerlin.blogspot.com.es/

Anna Mayer - http://panepanna.wordpress.com/

Josinho Silvarredonda - http://cocinaykuchnia.blogspot.com.es/

Carmen Albo - http://www.guisandomelavida.com/

Xose Manoel Ramos - http://www.laconada.com/

María Fdez. Tesouro - http://mariatesouro.blogspot.com.es/

Manuel Babarro - http://cervexeando.blogspot.com.es/

Laura Euriz - http://www.lacocinademezquita.com/

Pepe Oliveira- http://boproveito.blogspot.com.es/

Rubén Amorín - http://www.nimataniengorda.com/

Mercedes Blanco - http://laprendizdechef.blogspot.com/

y por supuesto, ésta que os escribe

Bon  appetit!!