Crema de grelos y cecina.

No sé si por vuestros lugares de origen el frío os está atacando como en mi queridísimo Vigo últimamente. Seguramente algunos dirán: “¿pero de qué te quejas, alma de cántaro, si tener 8 o 9º es una bendición?” Ya, ya… pero probad a tener esa temperatura acompañada del alto porcentaje de humedad que tiene una terriña marinera como la mía. Notaréis como ese frío se os mete por la piel y llega a vuestros huesos, y ahí se queda instalado por los siglos de los siglos, impasible a la cantidad de jerseys, batas, bufandas, abrigos o mantas que os podáis poner. La única solución para poder combatir ese “frío-húmedo-provoca-reumas” es atacar desde dentro del cuerpo, meterle calor interior al organismo. Y para ello, el mejor aliado siempre será una sopa o una crema bien calientes. En mi caso, la sopa queda descartada, porque mi partener coincide con Mafalda en que no se la come ni aun atado de pies y manos.

Me acordé hace unos días de un chupito de crema de grelos con crujiente de tetilla que había tomado en Don Chiringo una de las veces que fui a cenar por allí. Estaba delicioso y resultaba una forma diferente de introducir los grelos en nuestra dieta, más alla del clásico lacón con grelos que por estos lares es tan típico, sobre todo en invierno (sí, queridos, el lacón con grelos también aporta unas calorías internas que pueden hacer que corras más de lo que corría Forrest Gump en la película).

Supongo que la mayoría de vosotros ya sabréis lo que son los grelos, porque aunque se trate de una verdura típicamente gallega, con esto de la globalización culinaria, ya están bastante extendidos por otras partes del país. Pero por si las moscas os dejo un enlace perfecto donde os explican de dónde sale el grelo. Se trata de una verdura de un sabor más amargo que el repollo que todos conocemos, y que además de ir perfecto en la crema que os voy a mostrar hoy, también podéis cocerlo y prepararlo en un revuelto con huevos y tetilla, erizo de mar… Tiene muchas posibilidades.

Para quitar un poco de amargor del grelo a mí crema, decidí acompañarlo de acelgas, que resultan más insípidas por sí solas, pero que en este juego con el grelo, ayudan a rebajar ese amargor del que os hablo. Y como la que os escribe sigue en su lucha por mantener los kilos de más a raya, el crujiente de tetilla de Don Chiringo queda sustituido por unas lascas de cecina, que eso sí que entra dentro de lo permitido en mi dieta.

Crema grelos 4

INGREDIENTES:

– 1 manojo de grelos
– 1 manojo de acelgas
– 1 diente de ajo
– 1 cebolleta
– 1 puerro
– Sal
– Aceite de oliva
– Agua
– 3 lonchas de cecina de vaca

PREPARACIÓN:

1. Precalentamos nuestro horno a 60ºC.

2. Lavamos y limpiamos bien nuestras hojas de grelos y acelgas, retirando en ambos casos los tallos (en el caso de que vuestras acelgas sean grandes y tengan buenas pencas, os aconsejo que las guardéis para otra preparación, que aquí no estamos para tirar nada!!). Las escurrimos y las troceamos. Reservamos en un bol.

3. Lavamos también la cebolleta y el puerro y pelamos nuestro diente de ajo. Troceamos nuestra cebolleta y el puerro y mientras calentamos una cacerola alta y amplia con un chorrito de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, echamos el diente de ajo y la cebolla y el puerro troceado, y los dejamos pochar a fuego medio un par de minutos.

4. Pasados esos minutos, introducimos también las acelgas y los grelos troceados, le damos unas vueltas para que se pochen y tomen temperatura.

5. Añadimos a la tartera la suficiente cantidad de agua como para que cubran nuestras verduras. No os pongo una cantidad exacta porque dependerña del tamaño de nuestros manojos de verduras. El mejor indicador es que todas las verduras queden cubiertas. Subimos a fuego fuerte y dejamos que hierva el agua. Cuando rompa a hervir bajamos a fuego medio y dejamos cociendo las verduras durante 20-25 minutos, comprobando pasado ese tiempo que los grelos y las acelgas están blandos.

6. Con el horno ya caliente, introducimos nuestras lonchas de cecina colocadas en una bandeja forrada con papel de horno. Y las dejamos endureciéndose el mismo tiempo que tenemos nuestras verduras cociendo.

7. Cuando estén las verduras cocidas, le escurrimos toda el agua. OJO!! El agua del caldo no la tiréis, conservarla en un bol o cuenco, porque nos hará falta. Con las verduras escurridas las pasamos por la batidora y vamos añadiendo poco a poco agua del caldo de cocción hasta obtener la ligereza deseada en la crema. Si vuestra batidora no es muy potente, os aconsejo que después de triturar la crema la paséis por el chino, para que adquiera una textura lo más fina posible.

8. Retiramos del horno nuestras lonchas de cecina, que en estos momentos habrán quedado duras, y las rompemos en trocitos con la ayuda de un cuchillo.

9. Servimos la crema en platos soperos, espolvoreando las lascas de cecina por encima y con un chorrillo de aceite de oliva como decoración final.

 

Ya veis que muy sencillita pero aparente esta crema. Que lo mismo que os digo que la degustéis en platos soperos, también podéis ponerla de entrante en una cena en vasos de chupito, algo muy típico en algunos restaurantes. Y os garantizo que con ella los fríos internos desaparecen a las dos cucharadas. Lo que no desaparecen son las ganas de que el termómetro apunte más alto, porque a partir de abril vivir en mi queridísimo Vigo es todo un placer climático…

Crema grelos 3

Bon appetit!!

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

9 thoughts on “Crema de grelos y cecina.

  1. Ummm que rica, una cremita ligerita para combatir el frío. Hoy, en Toledo tenemos un día como se suele decir ” de perros”
    Frío, lluvia, amenaza nieve…. ufff que agustito en casa!! Besotes

  2. Pero que dieta mas buena haces tú, tiene que ser deliciosa, aquí los grelos no se estilan mucho, no digo que no haya, pero es dificil encontrarlos. Tiene que ser una pasada meterse una cacharada crema con un trocito de cecina.

    Cuando he empezado a leerte me ha dado un frio espantosos, y mira que tengo el calefactor debajo. Por aqui yo creo que nieva.

    Bss
    AFri

  3. Me alegro de que te gustasen los cursos de Greta, a mi del otro no me habían hablado muy bien.
    Yo lo hice con Cristina de misgalletasyotrascosas y estuvo genial.
    Ahora a practicar en casa jeje
    Bicos

  4. Jajajajajajjaj….. yo también estoy enchufada a las cremas Martiña… Y es que entonan que da gusto. Me apunto tu receta para probar… Ya te contaré!!!
    Biquiños!!!
    Lau.

  5. Los grelos aquí no los consigo ni en broma, pero adaptaré la receta que con esas lascas de cecina y el frío que hace hoy se me estás pasando muchas ganas de probarlo. Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *