Contesitas de mousse de plátano y chocolate

Todo el mundo tiene un “postre comprado” que le ha marcado su infancia. ¿Qué a que me refiero con ese vocablo? Pues a aquellos postres que en nuestras familias se ponían después de las comidas familiares y que rara vez había sido preparado por alguien de casa. Es más, su procedencia ni siquiera era de una pastelería, sino más bien de algún lineal del super de la esquina. Por lo general estos postres no eran gran cosa, como la mayoría de la repostería industrial, pero por alguna extraña razón, lograban situarse como un fijo en todos los menús familiares, vamos, que no lo apeaba ni la mejor tarta de Paco Torreblanca. Y más extraño todavía, es que al terminar la sobremesa del “postre comprado”…. ¡no quedaba ni gota!.

Podéis ponerle el nombre que queráis: Bizcocho mármol de los de Mildred, las magdalenas de la Bella Easo para mojar con el café, el surtido de galletas Cuétara, barra de helado de tres sabores... Pero me apuesto un gallifante a que todos tenemos una reminiscencia de este tipo en nuestra infancia. La mía es la Contesa, esa que ahora se llama Vienetta (lo digo por si los más jovenzuelos no os situáis). Tanto mi abuela como mi madre, si tenían en ciernes una comida familiar de importancia cercana al verano, anotaban en la lista de la compra como indispensable a la Contesa. Que no tenía nada del otro mundo, más bien era una combinación de nata y chocolate bastante común. Pero oye, no veas lo bien que quedaba en la bandeja de alpaca aquella tarta helada llena de bordes y decoraciones de lo más rococó.

Con el paso de los años, las cenas multitudinarias han pasado de hacerse en casa de mi abuela a la mía propia. Y, paradójicamente, esta que os escribe continua con esa tradición del “postre comprado” a sus espaldas. Churrascada que preparamos en la mini-villa, Contesa que aparece como por arte de magia dentro del congelador. Porque aunque una no quiera, está rodeada de muchos fans de esta barra helada, seguidores de su propia teoría acerca de “lo bien que sienta una Contesa después del churrasco. Haces estupendo la digestión”… ¿sabrán esto en los asadores?.

ArtazaEste fin de semana la Contesa volvió a mis pensamientos a la vez que el sol y las altas temperaturas a mi queridísimo Vigo. Y al recordarla, empecé a darle vueltas a cómo saldría una “Contesa made in Travi“. Y aprovechando que todavía tenía en casa uno de los cremosos dulces que la gente de Artaza me había enviado, el de plátano, decidí luchar contra la maldición del “postre comprado” y reconvertir la Contesa en algo hecho con mis propias manos. Eso sí, con modificaciones, que la moda de las ondas rococós está muy pasada… Digamos que se trata de una “decostrucción de Contesa” a lo Adriá, porque el resultado final lo único que tiene de este postre, son las láminas de chocolate crujiendo entre tus dientes en contraste con la suavidad de la mousse de plátano y chocolate.

contesitas 2

INGREDIENTES: 

  • 125 gr de galletas de chocolate (yo utilizo unas de la marca Belvita que están buenísimas y vienen perfectas para estas preparaciones)
  • 50 gr de mantequilla
  • 350gr de chocolate Nestlé postres
  • 50 gr de cremoso de plátano Artaza
  • 100 gr de azúcar
  • 300 ml de leche fría
  • 300 ml de nata 35% M.G.
  • 50 gr de nueces peladas y troceadas

PREPARACIÓN:

1.En un bol puesto al baño María, introducimos nuestro chocolate para postres troceado, y con una lengua de plástico, le vamos dando vueltas hasta que se derrita por completo.

2. Con ayuda de un cortador redondo de diámetro algo inferior que los vasitos que utilizaremos para montar el postre, pintaremos sobre papel de horno o papel film circunferencias, utilizando un pincel con el que pintar la superficie interior del cortador. Se tratará de hacer dos o tres pasadas de pincel en cada círculo. El resultado final será el conseguir láminas en circunferencia de chocolate que luego irán en el interior de nuestras contestas, así que no nos interesa untar una capa demasiado gruesa, ya que estas láminas han de poder romperse fácilmente con la cuchara.

3. Serán necesarios aproximadamente unas 6 láminas para cada vaso, pudiendo aumentar o disminuir según la cantidad de chocolate que os queráis encontrar entre la mousse. Así que cuando hayáis pintado vuestras 36 circunferencias, las introduciréis en la nevera para que se endurezcan.

4. Con el resto del chocolate que nos sobra, lo utilizaremos para cubrir las nueces peladas y troceadas. Así que las introducimos en el bol con el chocolate, le damos unas vueltas y las retiramos a una bandeja, que introduciremos en la nevera para que la cobertura de chocolate se endurezca. Así nos quedarán unas nueces chocolateadas perfectas para la decoración del postre.

5. Llega el turno de preparar la base de nuestros vasitos. Para ello, introduciremos las galleta en el vaso de la batidora y las trituraremos hasta convertirlas en arena.

6. Derretimos en el microondas la mantequilla durante 20 segundos y la vertemos sobre la harina de galletas. OJO!! Veréis que en esta ocasión he utilizado menos cantidad de mantequilla que la que haría falta si se tratase de una tarta con base de galleta. Esto es porque el efecto que queremos conseguir en este caso no es de una base dura, sino más bien como de tierra mojada, que luego resulte fácil de retirar del vaso al introducir la cuchara. Así que cuando mezcléis la mantequilla con la harina se os quedará del aspecto de una “tierra mojada”. Repartimos entonces la galleta en los vasitos formando una base en cada uno de ellos y reservamos.

7. Para la mousse de plátano, será tan sencillo como mezclar en un bol la leche fría, la nata muy fría, el azúcar y el plátano liofilizado y batir con  las varillas durante dos minutos de forma constante. Veréis como el preparado se va espesando y cogiendo el aire y las burbujas típicas de la mousse.

8. Y llegamos al montaje final. Será necesario que retiremos nuestras láminas de chocolate del frigorífico. Comprobaréis lo duras que ya estarán con sólo el tiempo que hemos tardado en preparar el resto de los componentes del postre. Así, iremos cogiendo cada unos de los vasitos que ya tenían la base de galleta y, ayudados por una cuchara vamos añadiendo una cucharada de mousse, la estiramos y sobre ella ponemos una lámina de chocolate, otra vez una cucharada de mousse, y así intercalaremos mousse y lámina de chocolate hasta que llenemos el vaso. Como toque final, cubrimos la superficie con las nueces chocolateadas. O en el caso de que haya alguien al que no le gusten las nueces, con un poco de la harina de galleta que nos habrá sobrado y alguna lámina de chocolate.

9. Introducimos en la nevera hasta una hora antes de la degustación del postre. Os recomiendo sacarlo ese tiempo antes para que el chocolate coja algo de temperatura y no resulte tan duro al comerlo.

 

Ya veis lo que han dado de sí mis recuerdos acerca de los “postres comprados”. Ahora sólo espero que se os despierte también vuestra bombilla culinaria y me sorprendáis con alguna de vuestras interpretaciones de esos postres presentes pos siempre en nuestra existencia.

contesitas 3

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

10 thoughts on “Contesitas de mousse de plátano y chocolate

  1. Madre mía nena!!! mi hermana es fan de la contesa, y esto se lo hago yo como sea. Que pinta.

    Mi postre comprado prefe de la infancia es la copa de chocolate y nata. MMmmmmm que delicia

  2. Sí, sí… la Contesa, a mi madre le encanta y la compraba a menudo para las comdias familiares JEJEJEJE, qué gracia me ha hecho tu entrada porque es una verdad como un templo lo de los postres comprados. Desde luego “tu Contesa” casera no tiene ni punto de comparación. Bs

  3. eso eso made in travi y muchisimo mejor, casera! genial, me ha encantado, la quiero catarrrr jaja. Un besuco guapa

  4. En casa en las fiestas todavía hay que comprar la comtesa, nunca falta. Primero el resto de los postres y luego el heladito.

    Estas contesitas tuyas no creo que tengan nada que envidiarle a la comtesa.

    Bicos.

  5. Jolín !! el pedazo de contesa que te has currao, me gusta más la presentación en vasitos que la original, ya está muy vista. Tienes toda la razón, el postre estrella en todas las comidas familiares es la contesa, y la tarta de whisky que en mi casa es la segunda preferida.

    En fin, que manos tienes niña !!!

    Bss
    Afri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *