Toda ciudad tiene su institución gastronómica por excelencia. Lugares que permanecen al pie del cañón en las mismas circunstancias que desde su nacimiento, que mantienen su prestigio inalterable. Sus puertas han sido empujadas por figuras ilustres y en sus mesas, al calor de una copa de vino,  han tenido lugar los debates más trascendentales, se han tomado decisiones históricas o incluso a alguno que otro se le ha aparecido la inspiración para su última novela.

En Vigo, este lugar se encuentra en un rincón del centro de la ciudad, intentando pasar desapercibido entre la muchedumbre de las compras de la calle del Príncipe, escondido en la Travesía de la Aurora. Los más antiguos dicen que lleva allí desde los años 20, aunque nadie lo sabe con exactitud. Lo que si es cierto es que al cruzar las puertas del Eligio, que así se llama esta institución olívica, uno se siente al instante impregnado de años y años de cultura, historia y tazas de vino a raudales.

Eligio exterior

LO MEJOR: Los chocos en su tinta del Eligio son un imprescindible a probar en Vigo. Casi con toda seguridad, si le preguntas a un vigués donde sirven los mejores chocos, acabará llevándote hasta las puertas de este establecimiento.

LO PEOR: Como toda tasca con solera, no esperes una atención exquisita o un trato excepcional. Carlos tiene su carácter, pero como buen gallego, con la costumbre, las charlas visita tras visita, harán que te ganes su confianza.

IDEAL PARA… Disfrutar en un rincón tranquilo de una copa de buen vino y una cocina casera y sin complicaciones.

PRECIO POR PERSONA: 10-15€.

Cuando el señor Eligio se vino de su Leiro natal a la ciudad de Vigo pensó que servir el vino Ribeiro de sus tierras podría ser una buena solución para ganarse la vida. Lo que nunca pudo imaginar es que ese local que lleva su mismo nombre, resistiría tan bien y con tanta popularidad el paso de los años.

Eligio es, seguramente, una de las tascas más antiguas de mi queridísimo Vigo. Un lugar preferido por artistas, escritores y demás gente del mundo cultural desde los años 50 y 60, para reunirse alrededor de una botella de vino. En sus mesas se han sentado figuras ilustres como Cunqueiro, Maside o Laxeiro, incluso algunos aseguran que el mismo Valle-Inclán mojaba sus labios en las tazas de Eligio. El paso de tanta personalidad cultural queda atestiguado en sus paredes de piedra, repletas de cuadros regalados por esta clientela al fundador de la tasca, y por unas pequeñas placas doradas que rodean la zona de mesas, que nos dicen quien antaño se sentaba allí. Una tasca con tanto renombre entre los que habitamos la ciudad de Vigo, que incluso ha sido enclave protagonista en las correrías investigadoras del inspector Leo Caldas en la novela “Ojos de agua”, de Domingo Villar.

A día de hoy, el Eligio huele a vino, a historia y a tardes de debate. Mantiene todavía los mismos muebles y materiales que desde sus inicios y, aunque Eligio ya no está, su yerno Carlos ha cogido el testigo detrás de la barra con gran profesionalidad, añadiendo al Ribeiro servido por su suegro, una amplia carta de vinos de calidad, que tienen como perfecta compañía los platos preparados por su mujer.

Chocos en su tinta

Para conocer el plato estrella de este establecimiento, no tienes más que preguntar a cualquier vigués sobre dónde comer los mejores chocos de la ciudad. Tu destino será sin duda el Eligio. Preparados en su tinta, siguiendo la tradicional receta redondelada y acompañados de arroz en blanco, no te podrás resistir a terminar sopeteando su salsa.

Igual de exquisitas y tradicionales son sus xoubiñas rebozadas, o sus croquetas de jamón. Nunca faltan en nuestra elección cuando visitamos el Eligio. Una carta casera y tradicional, donde la comida es la que hace compañía al vino, y no al contrario.

Croquetas jamón

Xoubiñas rebozadas

Y para rematar la velada y el último sorbo de nuestra botella de El Vínculo, un buen plato de tetilla con membrillo. Un postre que es tan simple, pero a la vez tan imprescindible, como lo es el Eligio en la historia cultural y gastronómica de Vigo. Y que siga siendo así, por muchos años…

Queso con membrillo

BAR ELIGIO

Travesía de la Aurora, 4

36202 Vigo (Pontevedra)

Teléfono: 986 222 193

Bon appetit!!