Calabacín relleno de pollo, espinacas y ricotta.

Hace unas semanas compré ricotta para preparar una receta italiana de esas que me gustan tanto. Mi intención, cheffines, era publicaros el resultado, pero como el retrato de mi recetilla no superó el corte de lo que se considera aceptable, hemos tenido que dejar la puesta de largo de mi pasta italiana para otra ocasión en la que esté más guapa.

El caso es que de esa receta me sobró algo de ricotta. Y también tenía media pechuga de pollo descongelada el día anterior y que no se comió. Y un calabacín de esos que da mi huerta. Y unas espinacas también del campito… Vamos, que estaba claro que tenía que montar un puzzle como fuese, porque una no está como para que la comida se le estropee y acabe en la basura. Además, era una buena forma de ponerle retos a la sesera culinaria. Era el momento de decir: “Travi, hoy toca preparar un sisale“.

El “sisale”, concepto surgido en la cocina de mi santa madre, es uno de esos platos en los que mezclas todo lo que la nevera está a punto de soltar por la puerta y que, una vez que lo terminas y lo pruebas, siempre dices: “oye, pues no ha salido tan mal”. El resultado de este “sisale”, este calabacín relleno que veis aquí, ha sido francamente bueno. Y como no quiero cometer el error que me pasa bastante a menudo, que mezclo todo, lo como, pero luego no anoto todos los ingredientes añadidos en la perola, aquí dejamos la receta para poder tener más oportunidades de preparación y degustación. Que aún me arrepiento de un pollo a la naranja que nunca más he podido preparar igual por no anotar la receta en su momento…

Calabacines rellenos 4

INGREDIENTES: 

– 1 calabacín
– 1/2 cebolla
– 1/2 pechuga de pollo
– 100 gr de espinacas baby
– 1 puñado de piñones
– 1 puñado de pasas remojadas en Jerez
– 125 gr. de queso ricotta
– Queso para gratinar
– Sal y pimienta 5 bayas
– Curry
– Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

1. Precalentamos el horno a 200ºC y lo ponemos en modo gratinado.

2. Cortamos el calabacín en dos mitades. Ponemos una olla con agua y sal a hervir. Cuando el agua esté hirviendo, introducimos las dos mitades del calabacín y dejamos que se escalden, para que de este modo se ablande el interior y posteriormente sea más fácil de retirar. Con que esté unos 5 minutos hirviendo suficiente. Pasado ese tiempo, retiramos las dos mitades, y con la ayuda de una cucharilla, vacíamos el calabacín, reservando por un lado la pulpa y por otro las cáscaras vacías.

3. Picamos la cebolla muy fina. Ponemos una sartén con un poco de aceite y rehogamos la cebolla. Cuando esté transparente, añadimos las espinacas baby y removemos, dejando que se cocinen, para lo cual, taparemos la sartén con una tapa.

4. Mientras las espinacas se cocinan y ablandan (si vemos que el contenido de la sartén queda muy seco podemos añadir un chorrillo de agua, pero mejor no más aceite), cortamos la media pechuga en taquitos, los salpimentamos y en otra sartén con muy poco aceite, los salteamos. Cuando estén cocinados (es importante que cojan un todo dorado), reservamos.

5. Si los piñones no están tostados, los tostaremos un rato en una sartén sin nada de aceite y también reservamos.

6. Destapamos la sartén, en donde las espinacas estarán ya blanditas, y añadiremos la pulpa del calabacín, previamente troceada, además de las pasas. Removemos y dejamos que todas las verduras se cocinen juntas durante unos cinco minutos, junto con las pasas, que soltarán su punto de dulzor con el calor de la cocción.

7. Pasado ese tiempo, añadimos los trozos de pollo y los piñones, removemos para mezclar todo bien. Y en este momento espolvoreamos el curry y removemos. OJO!! La cantidad de curry va a depender de lo que nos guste de especiado o no las comidas. Para los que nunca hayáis cocinado o catado algo con curry, lo recomendable es que empecéis con muy poquito, apenas la punta de una cucharadita, porque el curry es una mezcla de especias intensa y puede resultaros demasiado pesado el sabor.

8. Nuestro relleno lo terminamos añadiendo el queso ricotta y removiendo bien. Dejaremos en la sartén todo el preparado un par de minutos, para que la ricotta tome calor y se disuelva un poco, y así nos resulte más fácil emulsionarla con el resto de ingredientes. Pasado ese par de minutos retiramos del fuego.

9. Procedemos entonces a rellenar las barcas de calabacín. Yo las suelo poner bien cargaditas, por lo que el relleno en este caso es el justo. Pero si os gustan menos llenas, puede que os sobre algo de relleno, que luego podéis utilizar como queráis (en empanadillas, acompañando a otra comida, etc…). Una vez rellenas, espolvoreamos un poco de queso para gratinar. Yo lo pongo en tres montoncitos a lo largo del calabacín, para hacerlo más decorativo.

10. Introducimos durante 8-10 minutos a gratinar a 200ºC. OJO!! Ya sabéis que cada horno es un mundo, así que lo mejor es que de vez en cuando echéis un vistazo a los calabacines, para evitar que se nos hagan de más. Lo ideal es que el gratinado quede algo tostado, pero no quemado, y evitar dejarlo demasiado tiempo, porque tampoco nos interesa que se nos seque el relleno. Y una vez alcanzado ese punto, retiramos del horno y listo para consumir!!

 

Y hasta aquí, la historia de este “sisale”, de punto exótico por las pasas y el curry, y con el aire mediterráneo de la ricotta. Toda una victoria contra esos restos de comida que acaban en el cubo de la basura. ¿Desaprovechar algo, yo? Ni de coña!!

Calabacines rellenos 1

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

6 thoughts on “Calabacín relleno de pollo, espinacas y ricotta.

  1. Haces muy bien, no se tira nada que eso es un pecado. Te ha quedado un plato estupendo aprovechándolo todo. Ya puedes estar orgullosa. Te acabo de conocer y me quedo aquí. ¿Vale?

  2. Oooooooooooh! que vivan los sisalen!!! que ricas estas berenjenas. A nosotros nos encanta esas comidas de restos, “sisalen” cosas mu ricas. De todas formas quedan pendientes esos cheffines eh!!

    Un saludo

  3. Hola Marta!! este SISALE te ha quedau fantástico amiga!! yo hice algo parecido este finde con una berenjena que se me estaba quedando chuchurría en la nevera y el resultado… mmmm que bueno!! me imagino este que has hecho tendría que estar buenísimo con todas esas ricuras que le has echado!! a veces haciendo estas cosinas salen auténticas genialidades! y esta es buena prueba de ello. Sisale bien…. macanudo, y sisale mal… otra vez saldrá mejor! jejeje!!!

    Un besiño Marta! 🙂

  4. es que tus creaciones !!! mare meua, que plato, el otro día hice la compra en carritus.com y me compre unas patatas y un aceite de oliva, pero ahora que veo esta receta se me olvida tooo,te felicito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *