El blog de mi abuela

abuela 1 copiaEsta de la foto es mi abuela. Me encanta esta foto porque refleja parte de su esencia, en el lugar donde mejor demostraba su valía: los fogones. Y me gusta también porque así es como la recuerdo yo siempre, ligada a la cocina, a sus recetas, a todos aquellos aparatejos de cocina nuevos que le gustaba comprar cada vez que íbamos a una feria, regateando con el pescadero, que la visitaba en su furgoneta vendiendo pescado fresco… Muchos de los recuerdos que tengo a su lado de pequeña son en esa cocina, persiguiéndola para que me dejase a mí amasar, o limpiar el pescado, o machacar el filete, haciéndole mil preguntas… en fin, dándole una paliza tremenda a la pobre, porque una tiene que reconocer que de pequeña era muy preguntona.

A cada una de las mujeres de mi familia mi abuela nos ha dejado un legado. Seguramente si le preguntas a mi hermana, por ejemplo, te dirá que sus recuerdos van más ligados al ganchillo y el punto de cruz, otra de las muchas cosas que mi abuela bordaba (nunca mejor dicho). Y cierto es que en esta faceta tiene una seguidora ejemplar: no he visto mejores reveses en el punto de cruz que los que consigue mi hermana.

En mi caso, seguramente por tanta pregunta e insistencia en su cocina, la herencia ha venido por ese amor a todo lo que tiene que ver con la gastronomía. Y es que pasados ya varios años desde que mi abuela nos dejó, me he dado cuenta de que en esto de la cocina ambas tenemos muchos vicios en común, sólo que reflejados de formas distintas por eso de lo mucho que cambian las cosas con el tiempo…

Lo mismo que mi abuela disfrutaba comprando en los mercadillos cualquier utensilio de cocina novedoso que encontrase, yo estoy horas y horas buceando por las webs que presentan esos aparatejos gastronómicos. A ella le encantaba preparar para toda su familia los cocidos de domingo, los callos el día de San Blas o el lacón con grelos del día de las Candelas; yo, por mi parte, planifico con días de antelación las cenas en casa con los amigos para intentar sorprenderles. Si mi abuela no se perdía ni un sólo día el programa de un Arguiñano recién estrenado en el mundo televisivo; yo soy seguidora fiel del Canal Cocina desde que existe como canal.

Y mi abuela, como yo, tenía su blog. Bueno, no un blog tal y como hoy lo conocemos, pero también recolectaba sus recetas preferidas y las publicaba, aunque fuese sólo para ella como audiencia.
El soporte del blog de mi abuela era una antigua agenda de la SGAE (¿estará esto relacionado con proteger sus derechos de autor?), su teclado era un bolígrafo Bic azul y otro rojo, y las fotos que subía en sus entradas, recortes de revistas donde encontraba esas recetas que le gustaban. Este antiguo blog en forma de agenda-libro es el mejor recuerdo que tengo de mi abuela, y el mejor ejemplar de recetario de mi biblioteca. Todo un legado con el que poder perpetuar ese gusto gastronómico de mi familia, y una responsabilidad, por cuidar algo en lo que mi abuela dejó parte de su esencia en la cocina. Y como este libro no lo podéis adquirir en librerías, intentaremos darle voz pública a través de este rincón. Eso sí, no puedo prometeros que los resultados sean tan buenos como los que conseguía ella. Para eso me queda pasar muchos años de experiencia.

Recetario abuela 2

Pena me da que no tuviese tiempo de dejar registradas dos recetas que preparaba con suma perfección: una de ellas, un puding que se le ocurrió un día y que sólo recuerdo que llevaba Pan Bimbo, york y queso, pero que estaba buenísimo. Y la otra, la receta de esos callos tan maravillosos que toda la familia devorábamos año tras año el día de San Blas. Cuando ella nos dejó se llevó estos secretos junto a muchos otros, pero al menos repartió su esencia entre todas las mujeres de su familia.

Por ti, lela, y por todas esas mujeres que desde sus fogones alimentaron y alimentan nuestros recuerdos…

Abuela 2 copia

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

7 thoughts on “El blog de mi abuela

  1. Este donde esté, te aseguro que tu lela estará superorgullosa de ti. Hoy me has echo llorar, y no es pq esté especialmente sensible a pesar de mi estado. Doy fé de que tus manos son magicas para la cocina, pero también lo son para escribir. Y tu cabezita, guapa, está muy pero que muy bien amueblada.
    Tq mucho y tu lo sabes, pero es que tu por ti misma te haces querer, so mamona!!

  2. En mi caso era mi abuelo, en ocasiones mis tías, nada tan centrado en una sola persona y ningún recuerdo tangible (cuaderno) como te dejó tú abuela, pero sin duda me he emocionado leyendo algo tan bonito.
    Si algo me gusta de este mundillo, es haber tenido la oportunidad de conocer gente como tú Marta. Un beso grande

    1. Aaay Josiño, que me vas facer chorar, jejeje… Esa es otra de las cosas que yo agradezco día sí y otro también: poder tener la oportunidad de juntarme con gente como mi #ComandoVigo, los de Tapas&Blogs y las xuntanzas, como la del próximo sábado. Prepárate a pasarlo de lujo!!

      Bikos!!

  3. Entrañable entrada que demuestra una vez más la gente maravillosa con la que nos vamos cruzando gracias a nuestros blogs y a la pasión por la cocina que nos une.
    Hace años, yo tenía varias libretitas muy similares a las de tu abuela. En una de las mudanzas, decidí que se las regalaba a una amiga de Ourense. Hace pocos días me dijo que todavía las tiene, jajaja. Yo ni me acordaba!
    Guarda este tesoro bajo siete llaves y siente que estáis unidas por el cordón umbilical de la gastronomía. un bico y enhorabuena por ese premio tan merecido.

    1. Jo, Pilar, viniendo de ti, todo esto que me dices es un halago. ¡Muchas gracias! A veces me encantaría tener más tiempo para poder ponerme con las recetas que mi abuela se había apuntado en sus “blog analógicos”, como yo les llamo. Y como había prometido en ese post. Se la echa de menos muy a menudo, pero cuando me pasan cosas como las de este sábado, doy gracias por todo el tiempo pasado con ella.

      Bikos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *