Bizcocho fluido de turrón con sopa de chocolate.

Hay una palabra muy utilizada últimamente que, como diría el gran José Mota, me resulta “muy cansina”: austeridad. Creo que si pusiésemos un contador a nuestras teles para ver cuántas veces al día nos repiten esa dichosa palabrita, acabaría por explotar.

En general, estoy cansada de la crisis y de que todo el día nos digan que vienen tiempos duros, que poco más les queda por decirnos que esto es el acabose y que lo mejor que podemos hacer todos es imitar las técnicas milenarias de los samurais japoneses y hacernos el arakiri. Supongo que nadie que tenga dos dedos de frente necesite estar oyendo esto todos los días para darse cuenta de que la situación es complicada, sobre todo si tú o alguno de tus allegados está en situación de desempleo, o eres de los que le han reducido el salario, o has aceptado trabajar menos horas con tal de mantener tu empleo…

Me parece que esa dinámica en la que llevamos metidos más de cuatro años, de comunicarnos lo negro que es todo y que aún puede ponerse más oscuro todavía, es totalmente equivocada. Cuanto más miedo e inseguridad nos metan, cuanto más se hable de déficit y de que hay que ahorrar, peor será. Porque es cierto que muchos no tienen para gastar ni en un chicle, pero hay personas que todavía mantienen su situación igual que antes de que la crisis llegase. Así que digo yo, si todos nos ofuscamos en la austeridad, los malos tiempos, en definitiva, en la crisis, ¿va a existir alguien en este mundo que nos toca vivir con ganas suficientes para intentar salir adelante? ¿va a haber mentes que piensen y quieran emprender a pesar de la recesión? ¿con qué ganas sale la gente a buscar trabajo y demostrar lo que vale si nada más levantarse por la mañana sólo escucha lo pésimo que se presenta su futuro y el de los que le rodean?.

Curso ArantxaAsí, que a partir de ahora pienso apagar la tele más a menudo de lo que lo hacía hasta ahora, y tachar de mi diccionario personal la dichosa austeridad, que viene a ser un ahorro excesivo, llevado al extremo. Porque tiene gracia que después de despilfarrar años y años ahora nos digan que la solución es cortar totalmente nuestro gasto. Y la voy a sustituir por aprovechar, que me gusta más, y que es lo que quizá deberíamos hacer todos para intentar salir del embrollo: aprovechar nuestras cualidades innatas, aprovechar los recursos que tenemos para generar oportunidades en nuestra vida. Porque aprovechando no malgastamos como antes, y ejercemos un consumo responsable, que se necesita y que es el que precisamente debimos haber hecho siempre, incluso cuando nos decían que “España va bien” o que estábamos en la “Champion League de Europa”.

Y aprovecho pues esta ocasión para mostraros lo que podéis hacer para aprovechar el turrón que os sobra de las fiestas. Algo que aprendí aprovechando la oportunidad que Arantxa Costas nos brindó en su taller de cocina Navideña Don Chiringo. Un bizcocho fluido de turrón que está para chuparse los dedos, y todavía más si se acompaña de la salsa de chocolate que veis aquí. Por cierto, también aprovecho para deciros que Arantxa en febrero hará un taller de “Cocina para enamorar” y que creo que no debéis desaprovechar la oportunidad de ver la de ideas que tiene Arantxa Costas, toda una profesional de aprovechar las infinitas posibilidades que le puede dar su establecimiento hostelero.

Bizcocho turrón 1

INGREDIENTES: 

– 125 gr de turrón blando
– 75 gr de mantequilla
– 4 huevos tamaño L
– 125 gr de azúcar glass
– 165 gr de harina de almendra
– 1 tableta de chocolate negro
– 50 ml de nata 35% M.G.
– 50 ml de leche
– 1 chorrillo de Cointreau o licor de naranja

PREPARACIÓN:

NOTA: Acordaos de que en repostería es muy importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente, ya que la textura y la fusión de los diferentes ingredientes, si están a diferentes temperturas, va a influir mucho en el resultado final de nuestra preparación. Así que regla de oro de todo buen repostero: sacar de la nevera todos los ingredientes, al menos, un par de horas antes de ponerse al lío (si es invierno, incluso antes).

1. Precalentamos el horno a 180ºC.

2. Ponemos un cazo a fuego lento y añadimos la mantequilla troceada en él, acompañada del turrón, también cortado en taquitos. Vamos removiendo de forma constante hasta conseguir que amos ingredientes se fundan y se mezclen. Conseguido esto, retiramos del fuego y reservamos.

3. Por otro lado, en un bol añadimos los huevos y el azúcar glass y los batimos para unirlos. Una vez que están mezclados, añadimos la preparación de mantequilla y turrón y mezclamos ambas preparaciones.

4. Añadimos a nuestra masa la harina de almendra y batimos hasta que se una con el resto de los ingredientes.

5. Repartirmos la masa en nuestros moldes. Podéis hacerlo en un molde en forma de bizcocho grande, pero en este caso os recomiendo mejor moldes individuales, por la textura de este bizcocho al cocinarlo y una mejor presentación. Metemos el molde en el horno durante 12 minutos a 180ºC. OJO!! Puede pareceros poco tiempo y que quizá el bizcocho pueda quedar crudo, pero ese es el punto de cocinado ideal: que por dentro nos quede algo fluido, para que en el momento de cortarlo se desparrame.

6. Mientras se hornean los bizcochos, preparamos la sopa de chocolate. Para ello, ponemos al baño maría un bol en el que añadiremos nuestro chocolate, la nata y la leche, y vamos removiendo poco a poco para que se fusionen los tres ingredientes. El espesor de la sopa lo podéis graduar añadiendo más o menos chocolate. Cuando el chocolate se haya derretido y emulsionado con la leche y la nata, añadimos un chorro de Cointreau y seguimos removiendo.

7. Finalmente, retiramos nuestro bizcocho del horno, dejamos que se temple un poco antes de desmoldarlo, y lo presentamos en raciones individuales acompañado de la sopa de chocolate.

 

¿A qué así da gusto aprovechar? Es un postre muy facilito y muy jugoso que en poco tiempo os hace quedar de perlas.  Y a quien vuelva a oír mentar la dichosa austeridad soy capaz de “crujirlo vivo”… Qué falta hace que vuelva el “Tío la vara”…

Bon appetit!!




Si este post te ha gustado, quizá te interese...

10 thoughts on “Bizcocho fluido de turrón con sopa de chocolate.

  1. Llevas más razón que un santo en todo lo que has dicho referente a la palabrita esa que no puedo pronunciar por si me mandas al tio de la vara!! jajaja Estamos hartos de vivir en esta agonía y en este sin vivir, vamos a darle la vuelta a esta situación y al mal tiempo buena cara. Y sobre todo, vamos a aprovechar si señor!! Y el flan aprovechando el turrón me parece una maravilla. En mi casa también queda, pero me da que se lo van a terminar directamente sin necesidad de que lo camufle en otra cosa, jaja Y que gracia me ha hecho lo de tu padre, porque el mío es igual, es crítico más severo que tengo, el que no se corta ni un pelo en decirme la verdad a la cara, pero eso sí se lo zampa todo!!
    Muchos besos y perdona el rollo que te he soltado, jaja

  2. Hola

    Mi nombre es Katty y soy administradora de un directorio web/blog gratuito, vi tu blog me gustaría agregarlo a el, así lograr que mis visitas conozcan tu blog, espero tu respuesta.

    Te dejo mi email para que me escribas
    katty.caceres28@gmail.com

    Éxitos con tu site.
    Katty.

  3. Que lujo de bizcochitos. Te han quedado fantásticos y con una pinta tremenda. Todavía tengo turrón. Es una manera muy deliciosa de aprovecharlo. Besiños.

  4. Así, es, yo tampoco tiro nunca nada de nada, con “sobricas” de despensa y nevera a veces salen platos mas que ricos.
    Estos bizcochos tuyos dan fe de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *