Arroz con pollo de esos que sientan estupendos en verano

Queridos cheffines, aquí la menda tenía pensado hablaros hoy de un hotelito estupendo en Lucca, pero ayer el calor y la playa invadieron mi vida. Estuve tomando el sol, poniendo los pies en la arena estupenda de las playas de mi queridísimo Vigo, viendo a los turistas disfrutar en los chiringuitos de sus tintos de verano, de esas ensaladas mixtas tan míticas de estos tiempos, y de las correspondientes paellas degustadas mirando al mar y…. ¡la envidia cochina que me dieron!

Así que allá que me fui corriendo al súper a surtirme de tinto de verano y de otros ingredientes para la cocina, y me dije: “Travi, hoy es uno de esos días en los que hay que convertir la finca en un chiringuito de verano”. Pero como aquí la que os escribe no tenía nada más que pollo a su disposición, la paella de mi casa acabó conviertíéndose en un arroz con pollo. Que por cierto, nada tiene que envidiarle al plato que se estaban zampando esos guiris de crucero en el chiringuito de playa. Y que acompañado de tinto de verano, un cenador espectacular y el mejor de los comensales a mi lado, el primer bocado de ese arroz sirvió para decir esa famosa frase de: “Cómo vivirán los ricos, si así vivimos los pobres” Qué poco hace falta en esta vida para sentirse en la gloria, ¿a que sí?

Arroz con pollo 1

INGREDIENTES: 

– 350 gr de pollo troceado
– 300 gr de tomate de lata troceado
– 1/2 cebolla
– 1 diente de ajo
– 1 pimiento italiano pequeño
– 1/2 vaso de vino blanco
– 2 hojas de laurel
– 200 gr de arroz (en tazas serían dos tazas de café de arroz)
– 3 medidas (de la misma taza del arroz) de agua
– Azafran
– Pimienta negra
– Sal
– Perejil para decorar
– Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

1. Ponemos una tartera al fuego con un chorrillo de aceite. Mientras, picamos muy fino la cebolla y el diente de ajo. Cuando el aceite este caliente, echamos la cebolla y el ajo y rehogamos.

2. Troceamos el pimiento tambien finito y lo añadimos al sofrito, dejando todo a fuego medio.

3. Mientras, salpimentamos el pollo. Cuando comprobemos que la cebolla y el pimiento están dorados, añadimos el pollo. Aquí pasamos a fuego fuerte, ya que el pollo debe dorarse bien por fuera (lo sellamos). Dejamos los trozos de pollo sellándose un par de minutos por cada lado.

4. Una vez que corroboramos que el pollo está tostadito, añadimos el tomate troceado, el medio vaso de vino blanco, y las dos hojas de laurel. Dejaremos que el alcohol del vino se evapore, removiendo nuestro guiso y dejandolo unos 2 o 3 minutos. Cuando comprobemos que nuestro guiso no huele a alcohol fuerte, sabremos que los vapores etílicos han desaparecido. Así que removemos todo de nuevo y bajamos a fuego lento, dejando que nuestro pollo se guise, durante aproximadamente 30-40 minutos (todo va a depender de la cantidad de pollo que tengamos a preparar, del tamaño de los trozos del pollo, etc.). Os recomiendo tapar la tarteta, porque así el calor del interior de la misma nos coninará mejor el pollo.

5. Pasado ese tiempo, destapamos y pinchamos el pollo. Sabremos que está listo porque notaremos la carne blandita, no dura como cuando la estuvimos sellando. Será este el momento de añadir nuestras tazas de arroz. Removemos todo y añadimos el sobrecito de azafrán. También añadimos las tacitas de agua, volvemos a remover y probamos, para ver si es necesario rectificar de sal. Añadimos la sal necesaria y subimos un poco el fuego, para que el agua añadida empiece a hervir. Una vez que rompa a hervir, volvemos a bajar el fuego a lento otra vez.

6. Una vez que comprobemos que el agua se ha evaporado, sabremos que nuestro arroz está listo. Aproximadamente, a fuego lento, serán unos 20 minutos lo que tarde. Retiramos de fuego y dejamos reposar unos minutos el arroz antes de servir.

7. Emplatamos, decorando el arroz con perejil picado.

 

¿Entendéis ahora viendo la foto, porque a uno cuando ve paella o algo parecido en verano, siente una envidia cochina a morir? Bueno…. a decir verdad… tengo serias dudas sobre si será el arroz lo que provoca envidias o más bien ese tinto de verano tan fresquito…

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

10 thoughts on “Arroz con pollo de esos que sientan estupendos en verano

  1. Gracias chicas!! Uy Mariam, no había pensado yo eso de las paellas prefabricadas del chiringuito, que si no, la envidia cochina seguro que no me daba, jejeje… Eso sí, prefabricado es el tinto de verano que veis, de la Casera, pero oye, es de lo más aparente!!
    Rocío y Belén, preparamos un platito para cuando queráis!! Rocío, si me traes un helado de esos de postre de los tuyos últimamente, firmamos ya de ya!!

  2. Travi, qué simpática eres, me encanta ese arroz con pollo y la foto de los pies en la arena también, magníficas las playas de Vigo. En Agosto yo iré a Moaña…

  3. Gracias Mary. Hija, es que es mejor tomarse la vida con humor, que bastantes disgustos nos da ella solita a veces, verdad?
    Uy, vas a ver que bien vas a estar por esa zona (el Morrazo). Y no dejes de visitar las playas de Aldán y O Hío. De lo mejorcito de nuestra ría!! Bikos!!

  4. Hola Travi, buenas tardes y calurosas… acabo de aterrizar casi por casualidad en tu blog y lo poco que he visto,, me ha entantado así que aquí me tienes de seguidor… es muy interesante!! un abrazo desde un rinconcito de la casa llamado cocina de un pequeñito ratoncito!! 🙂

  5. Hola Lucía!! El tomate que suelo utilizar en lata es Cidacos, es decir tomate natural, no tomate frito. De todas formas por la marca no te preocupes, cualquiera que tengas en casa te vale sin problema. Gracias por la visita y bikos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *