Amodo: el primer restaurante orgánico en Vigo… y sin gluten.

Esta semana nos hemos dejado caer por el Amodo, el primer restaurante orgánico en Vigo (y en toda Galicia). Probamos su menú del día, y aprovechamos para charlar con Mar y Ángel, sus propietarios. ¿Queréis conocer un poco más sobre este nuevo proyecto gastro en la ciudad?. Pues… ¡vamos al lío!. 

 

 

Creo que ya os he hablado en más de una ocasión los cambios que ha experimentado mi alimentación en los últimos tiempos. Procuro ser más consciente de lo que como. Y procuro también vigilar que lo que llena mi despensa sea lo más natural, próximo y de temporada posible.

Hacer esto en casa es bastante sencillo. Basta con saber dónde comprar y cómo comprar. Visito tiendas ecológicas como Urbanic o Terrae Orgánica, dos lugares que vigilan al máximo la procedencia y los sistemas de cultivo de sus proveedores. También me dejo caer, siempre que puedo, por los mercados. Porque el frutero, el carnicero o el pescadero me conocen, conocen mis gustos y, sobre todo, conocen lo que venden.

¿Y qué pasa cuando salimos comer fuera? ¿Tenemos alternativas suficientes para poder disfrutar de un producto próximo en origen y de temporada? ¿Existe variedad de elección para aquellos que sufren algún tipo de alergia o intolerancia? Desde hace unos meses contamos ya con un restaurante que presume de satisfacer todas estas demandas en crecimiento. Amodo se presenta no sólo como el primer restaurante orgánico en Vigo, sino también como un local 100% sin gluten.

Nuestra charla con Mar y Angel, dueños de Amodo.

Interior del restaurante Amodo
Ya a la entrada, toda una declaración de intenciones.
Mar, Angel, ¿qué os parece si para empezar la charla nos contáis quién está detrás de Amodo?

Mar: Nos gusta decir que Amodo es un proyecto colectivo en el que estamos nosotros dos, pero también todas las personas que trabajan aquí a diario. Incluso las que no siempre están aquí, pero las sentimos muy cerca (proveedores, colaboradores…). Antes de embarcarnos en Amodo ambos teníamos experiencia en hostelería, dirigiendo otros negocios. Llevamos en el sector 30 años, de los cuales 20 han sido aquí en Vigo.

¿Cómo explicaríais qué es Amodo a alguien que todavía no se ha pasado por vuestro local?

Mar: Hemos querido hacer de Amodo toda una experiencia desde el momento en el que el cliente entra por la puerta. Porque sabemos que alimentarse va más allá de ingerir alimentos. La única manera de disfrutar realmente de una comida es estar rodeado de un entorno agradable, vital, positivo.

Siempre que nos visita alguien que no es gallego le contamos que el término amodo significa “sin prisa, despacio, bien hecho“. Su definición traduce perfectamente el término sajón de slow food aplicado a la gastronomía.

Amodo es un espacio que une restaurante y pequeña tienda donde poder consumir o comprar productos ecológicos y 100% sin gluten. Pero además de estos dos aspectos principales también evitamos cualquier ingrediente, utensilio o método de cocinado que pueda provocar a medio o largo plazo problemas de salud. Productos como el azúcar, las sales refinadas, la leche y sus derivados, los refrescos comerciales…

Fabada vegetal
La fabada vegetal de su menú del día.

 

¿Qué fue lo que os llevó a apostar por una cocina 100% ecológica y con tanto mimo en lo que se refiere a intolerancias?

Ángel: Todo empezó con los problemas de intolerancia al gluten diagnosticados a Mar por un médico de familia con amplitud de miras (su salvador). Fue ya hace más de 3 años. Eso provocó que adoptáramos en casa una alimentación sin gluten y lo más libre de contaminantes químicos. Y nos llevó a llenar nuestra despensa de productos procedentes de producción ecológica, y de productores cercanos, a ser posible.

Luego empezamos a experimentar en la cocina. Queríamos hacer en casa nuestro pan sin gluten y orgánico, preparar nuestras propias bebidas vegetales sin añadir nada de azúcar ni sal…  En poco más de un mes las molestias de Mar comenzaron a desaparecer.  Y con ellas los síntomas de malas digestiones, dolores de cabeza, hinchazón… De forma colateral, ambos perdimos peso. Más de 15 kilos cada uno en estos 3 años. Y todo acompañado de unas analíticas como las de un joven de 20 años.

El problema lo encontrábamos cuando salíamos a comer fuera de casa. No encontrábamos ningún sitio dónde seguir nuestra nueva forma de alimentarnos. Y eso fue lo que nos llevó a crear un espacio donde pudiéramos informar y divulgar sobre todo lo que habíamos aprendido a lo largo de estos años.  Un lugar donde otra gente con situaciones parecidas a la nuestra pudiese tomar algo fuera de casa con total tranquilidad, sin pensar en intolerancias o alergias alimentarias. Sólo en disfrutar de una buena comida en una mejor compañía.

Saquito de trigo sarraceno
Saquito de trigo sarraceno, tomate y huevo a baja temperatura.

 

¿Qué se puede encontrar en vuestra carta?

Mar: Nos gusta decir que nuestra carta tiene dos elementos base: sencillez y sabor. Todo conseguido gracias a la calidad del producto orgánico, que en su mayoría son, además,  de productores locales. Esto garantiza la frescura y grado de madurez óptimo con los que elaboramos nuestros platos.

Además de prestar especial atención a las alergias e intolerancias, nos preocupa especialmente tener una carta y un menú del día apto para personas vegetarianas o veganas.  Pero también para aquellas que prefieren comer carne, pescado o derivados animales. Todos tienen cabida en nuestro local.

¿Y por qué una tienda en el local?

Ángel: La tienda es la despensa de frutas y verduras que usan nuestros cocineros para elaborar los platos a diario. Es una manera de darle la posibilidad a nuestros clientes de que puedan llevarse a casa los mismos productos que han disfrutado en nuestro restaurante.

Vuestra oferta es muy concreta, ¿no teméis encasillaros tanto en lo ecológico y sano?

Ángel: Realmente hay muy pocas exclusiones en nuestra carta. Como te decíamos, evitamos los productos con gluten, los lácteos de vaca y azúcares y sales refinadas. Así que el resto de productos y platos que ofrecemos son tan variados como lo son en cualquier otro restaurante. Es cierto que sólo trabajamos con producto ecológico certificado. Pero precisamente eso nos permite que, a igualdad de calidad de elaboración, podamos ofrecer un plus en cuanto a valores nutricionales y ausencia de contaminantes químicos o genéticos. Nuestros platos no son “de dieta”. Simplemente son aptos para cualquier persona, sean cuales sean sus preferencias alimentarias.

Crema de acelgas con maíz
Crema de acelgas con maíz

 

¿Cómo está siendo la aceptación por parte del público vigués en estos primeros meses?

Mar: Estamos absolutamente abrumados por la maravillosa acogida, tanto en redes sociales como de forma más directa en el propio local. Tenemos que dar las gracias por todas las aportaciones dándonos sugerencias para mejorar o incorporar nuevos productos o recetas. La gente nos está aportando críticas totalmente constructivas que nos animan a continuar innovando. Hay decenas de detalles que nos entusiasman. La sonrisa de un niño con celiaquía que moja el pan en su salsa favorita y nos pide más para llevárselo a casa. O cuando una persona con alguna alergia o intolerancia nos dicen que llevaban muchos años sin encontrarse tan relajado comiendo fuera de casa, pudiendo además elegir cualquier cosa de la carta.

Ángel: Por supuesto, hay personas que no encuentran lo que buscaban en nuestro restaurante. Pero esto sucede en cualquier local de hostelería. Entendemos que no siempre ofrecemos la mejor experiencia a todo el mundo. Es por lo que seguimos trabajando duro para mejorar y estar a la altura de sus expectativas. Pero sobre todo notamos un calor y cariño que no somos capaces de devolver por lo inmenso. Por ello no podemos hacer otra cosa que darle las gracias a la gente de Vigo.

 

 

Nuestra visita al Amodo: probando su menú del día.

Menú del día en Amodo
Un vistazo por su menú del día (más postre incorporado…)

En nuestra primera parada en el Amodo, decidimos probar el menú del día que ofrecen entre semana. Puedes elegir entre dos primeros y dos segundos, acompañados de bebida a tu elección, pan, y café o infusión para rematar por 13,50€.

El diseño del local va acorde al concepto de cocina que Mar y Ángel nos han contado. Un lugar moderno y luminoso, con decoración limpia, clara y muy cuidada. Y a ese pensado interior le acompaña una música ambiente tranquila, que te hace entrar en el modo slow si es que no lo llevas puesto de casa.

Todos los platos son un ejemplo de esa cocina variada que quieren recalcar. Crema de acelgas y maíz o saquitos de trigo sarraceno con tomate y huevo en los primeros. Fabada vegetal o bacalao con judías verdes, brocoli y patata en los segundos. Y en todos ellos la misma consigna: sabores muy naturales y condimentación suave. Se juega más con hierbas o especias que con la sal. Si eres de los que disfruta de sabores más intensos, quizá este no sea tu espacio. Porque está claro que apuestan por una cocina muy liviana.

Punto negativo para nosotros: la cocción del bacalao, que nos resultó excesiva. Esperábamos deshacer el lomo en lascas y nos encontramos con un pescado blando, muy cocinado. En lo demás, platos originales y un fin de degustación sin pesadeces. Tanto es así que rematamos la visita compartiendo su famoso brownie, al que ya le habíamos echado el ojo en redes sociales.

Brownie
Con el brownie caímos en la tentación

Nos quedamos con ganas de seguir indagando. De darle vueltas a esa carta tan variada. Probar sus carnes o su “quinotto” (una quinoa preparada como si fuese un risotto).

Sin embargo, nuestra valoración final la dejamos en bronce. Echamos en falta algo más de fuerza en los sabores, que creemos no está reñida con el control en sal y azúcares. Las especias y las arómaticas pueden dar buen juego con eso.

Así que si tú que me estás leyendo, repites antes de que yo vuelva a contártelo, espero que nos cuentes tu experiencia, sea buena o mala. ¡No dejes de comentar!

RESTAURANTE AMODO

 

C/ Montero Ríos, 34

36201 Vigo

Tfno: 986 436 146

También puedes visitar su web y sus páginas en Facebook e Instagram

Bon appetit!!

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *