Albóndigas de salmón con salsa tzatziki. Receta de tupper

Hay handicaps en la vida de todo aficionado al tupper que resultan difíciles de salvar. No tienes problemas con las ensaladas, puedes prepararte pastas y arroces molones sin dificultad, como os mostré con mi receta de quinoa de verduras. Incluso la carne tiene su opción en frío con el pastel de carne. Pero, cuando se trata del pescado la cosa se complica más que un cubo de rubik. Y ya no te digo nada si no cuentas con un microondas a mano. Una se las tiene que ingeniar para encontrar un pescado que esté bueno aun estando frío y que la forma de prepararlo resulte cómoda. No te vas a poner a desespinar un pescado en frente de tu compi de oficina…

Así que después de bucear por la red buscando inspiraciones, de registrar todo mi archivo de revistas y libros de cocina (que no son pocos) encontré una solución perfecta. El salmón, un pescado que además de rico y nutritivo, es de lo más manejable. Esta vez he decidido disfrazarlo de albóndiga y para que no se aburra solita en el tupper, lo he acompañado de una de las diferentes versiones de salsa tzatziki que existen. ¿Preparados para preparar unas deliciosas albóndigas de salmón? Abrid el tupper que vienen curvas…

albóndigas de salmon

INGREDIENTES: 

PARA LAS ALBÓNDIGAS DE SALMÓN:

  • 500 gr de salmón fresco
  • 1/2 cebolleta
  • Unas ramas de cebollino
  • 1 huevo tamaño L
  • 3 c.s. de harina de almendra (para el relleno)
  • 2 c.s. de harina de almenda (para empanar)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta Blanca

PARA LA SALSA TZATZIKI:

  • 1 yogur desnatado
  • 1/3 de pepino
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal

PREPARACIÓN:

Las albóndigas de salmón

1. Limpiamos el salmón, asegurándonos de retirar toda la piel y las espinas. Lo lavamos bien, lo secamos y lo picamos muy finito con un cuchillo. Que queden tropezones, no lo machaquéis demasiado.

2. Picamos la cebolleta en brunoise (en daditos muy pequeños) y las ramas de cebollino también muy picadas.

3. Colocamos en un bol el salmón, la cebolleta y el cebollino. Removemos todo con un tenedor para que se mezcle bien. Añadimos el huevo, la sal y la pimiento y removemos todo. Añadimos la harina de almendra y seguimos removiendo. Se tiene que formar una masa homogénea, que no quede muy líquida, pero tampoco demasiado seca.

4. Moldeamos pequeñas bolas con las manos y las pasamos por la harina de almendra que tenemos para el empanado.

5. Ponemos en una sartén un  chorrito de aceite de oliva (no hace falta mucho, llega con que las albóndigas estén cubiertas por el aceite en su base. Ya le iremos dando vueltas para que se hagan) y freímos las albóndigas a temperatura media. OJO!! No calentéis demasiado el aceite. Corréis el riesgo de que las albóndigas se pongan demasiado oscuras y que no se hagan por dentro. Lo aconsejable es mantener a fuego medio de forma constante durante toda la fritura.

6. A medida que se vayan friendo, las vamos pasando a un plato con papel absorbente para retirar el exceso de aceite de la fritura.

La salsa tzatziki

1. Pelamos el trozo de pepino y lo rallamos con un rallador de tiras. Lo ponemos en un bol. Añadimos el diente de ajo picado muy finito.

2. Vertemos el yogur, añadimos un chorro de aceite de oliva, otro de vinagre y la sal.

3. Removemos todo bien. Es recomendable que los ingredientes estén bien fríos y, en caso contrario, introducir la salsa en la nevera antes de su degustación.

La degustación final

Podéis acompañar vuestras albóndigas de un cuenco de arroz, y si vuestra dieta tiene restringidos los hidratos de carbono, otra buena opción es una ensalada simple de tomate con un buen chorro de aceite. Recordar bañar las albóndigas con la salsa tzatziki si queréis terminar siendo la envidia total de la hora del tupper en la ofi.

albóndigas de salmón

 

Otro reto de tupper superado. Vais a tener que ponerme vosotros desafíos más difíciles para seguir ganándole la batalla a comer en la oficina. ¿Qué os apatece que prepare la próxima vez para el tupper?

Bon appetit!!

[ad#para-los-post]

Si este post te ha gustado, quizá te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *